← Volver

Entrevista a PROFESOR CARLOS MORENO

Inteligencia Urbana y Smart Cities

De origen franco-colombiano, el Profesor Carlos Moreno (@CarlosMorenoFr) es Asesor Científico del Presidente de INEO, Grupo GDFSUEZ. Pertenece a comités de alto nivel del Gobierno Francés sobre Ciencia, Tecnología y e Innovación. Es Caballero de la Legión honor, máxima distinción de la República francesa.

Emprendedor y ciudadano comprometido con la Ciencia, la Innovación y la Tecnología, especialista de la Ciencia de la Complejidad y los Sistemas de Sistemas y sus aplicaciones, el Profesor Moreno es un especialista reconocido a nivel internacional, en particular en el área de la inteligencia de la complejidad que ha aplicado de manera original en múltiples campos y desde hace 10 años en particular sobre la inteligencia urbana y las “Smart Cities”, en donde ha jugado un papel pionero.

 

Mi entrevista Smart City con el Club Digital de los Parlamentarios en Francia

El Club Digital de los Parlamentarios de Francia, ha entrevistado al Profesor Carlos Moreno sobre el tema de su visión de la Smart City, la Ciudad Viva o Smart City Humana.

Para los lectores de I-AMBIENTE, tenemos en exclusividad el texto en español, en su tradicional contribución de cada miércoles.

Foto Royal de Luxe

 

La ciudad inteligente o Smart City,es un tema que concierne multiples desafíos. ¿En términos económicos, cuales son las grandes temas  de hoy?

    La Smart City es la convergencia de varias problemáticas – sociales, culturales, económicas, ecológicas, de resiliencia – que son, y es esencial subrayarlo, interdependientes. En mi visión de la Smart City, es la calidad de la vida en la ciudad que debe estar en el corazón de toda acción de innovación, y hay tres sectores en los cuales hay que innovar de manera convergente y prioritaria : la inclusión social, la reinvencion de las infraestructuras urbanas y los aportes de las grandes revoluciones tecnológicas en curso, la digital en particular.

Si se quiere hacer un focus sobre las grandes temas actuales en terminos económicos, yo diría que la prioridad, en nuestro mundo en crisis, particularmente en Europa, donde sufrimos de grandes dificultades presupuestarias que tienen un impacto muy  importante sobre nuestras ciudades, es la mutualizacion y la optimizacion – cómo hacer mejor, másy de modo frugal. Gracias a una gestión transversa, sistémica, de la ciudad, podemos crear nuevos servicios (movilidad, participación ciudadana, eficiencia energética, cultura, valorización del patrimonio histórico, seguridad…etc) y podemos construir una mejor transición urbana frente a los desafíos del siglo 21, los recursos energéticos y el cambio climático.

 

La ciudad conectada le permite también al ciudadano apropiarse mejor de su municipalidad, gracias al uso de los datos por ejemplo. ¿Cuales son las innovaciones posibles en esta área ?

    Uno de los aspectos importantes a considerar de la inteligencia urbana es en efecto la hyperconectividad de los ciudadanos, con la coproducción de datos que permite innovar a través de la creación de nuevos usos. Ya tenemos numerosos ejemplos : la abertura de los datos, gracias al Open Data desplegada a escala de las ciudades, les permite a los ciudadanos tener acceso a datos de todo tipo : datos cadastrales, movilidad, infraestructuras, gestión de los recursos etc. Nuevas aplicaciones son creadas en el momento de los hackathons : en Paris, gracias al apps“Tranquilien”, por ejemplo, nacido de la abertura de los datos de la SNCF (ferrocarriles) en el momento de un hackathon, el transporte en nuestra región de Ile-de-France se mejora. Es verdad también para la eficacidad energética, con la creación de apps que permite señalar dificulatdes (como FixMyStreet a nivel internacional y su versión parisina, DansMaRue). Vemos nacer numerosas plataformas dedicadas a nuevos servicios urbanos. Un pórtal como “Proxima Mobile” en Francia cataloga todos los applicaciones útiles para los usuarios urbanos. Resumiendo, la capacidad a crear nuevas aplicaciones es infinita, y concierne todos los dominios de la vida urbana (salud, medio ambiente, movilidad, cultura, etc). Asistimos hoy a la convergencia del open - data, de la cartografía digital, de la géo localización y de la co construcción, la co producción de nuevos servicios. La era de la ciudad colaborativa ha así llegado a nuestras vidas en nuestras ciudades. Lo que es interesante en la actualidad, no es solamente el hecho que los datos estén abiertos, sino que los transformamos en procesos colectivos, y tenemos muchos ejemplos concretos, en fuentes de información y mas allá y es esencial en conocimiento. Contextualizados en un entorno socio-territorial, los datos mobilizan las energías ciudadanas y originan así nuevos servicios y usos tejiendo vinculos sociales. De mi parte, me movilizo para promover esas experiencias, gracias a la democratización del código, para  popularizar el desarrollo de applis de una gran diversidad gracias al open source y para que vivir en su ciudad se haga, utilizando la cretividad propia sector digital, se traduzca en un estado de espíritu que yo llamo la "Appstitude ciudadana”. La movilización de estas energías no debe hacerse únicamente el tiempo de un fin de semana para un hackathon, sino al diario, gracias a la hyperconectividad.

Foto de la tropa de teatro callejero francesa Royal de Luxe, en Sidney

 

Usted defiende una visión de la ciudad inteligente  "humana". ¿Qué quiere esto decir?

    Soy en efecto uno de los miembros pioneros de esta comunidad internacional que promueve el concepto de la Smart City Humana o Ciudad Viva, defendiendo una visión totalmente  "Citizen-centric". Para nosotros, los verdaderas desafíos de la transformación urbana son sociales, económicos, culturales, completamente humanos. La tecnología no es un fin en sí, es sólo una palanca, por cierto extremadamente poderosa, de esta transformación. No puede haber ciudad inteligente sin inteligencia ciudadana. Esta visión es interesante porque ella permite concentrar los mejores esfuerzos para transformar la ciudad y me regocijo de verla hoy en el corazón de la reflexión de los grandes actores internacionales. Ha menudo hago referencia parodiando al sabio y el loco del proverbio chino : debemos mirar la luna de los usos y los servicios y no el dedo del digital que nos la muestra.

 

¿Las necesidades de las ciudades son diferentes según su perfil?

    También defiendo sobre la escena internacional esta idea que  la Smart City como modelo pre definido no existe, hay sólo  Smart Cities humanas y cada cual en su propio entorno y contexto socio - territorial. La ciudad es comparable a un organismo vivo, es un ente complejo y cada ciudad tiene una historia que le es propia.  Decimos que el siglo 21 es el de las ciudades, pero tambien que el peso de cada ciudad es particular y cada vez más creciente, superior en PIB en las grandes metrópolis al de estados por ejemplo. Existen pues necesidades específicas en cada espacio urbano, ligadas a su contexto y también las soluciones adaptadas para una ciudad no convienen forzosamente a otras, hasta en el mismo país. Por esto la importancia de trabajar con una visión y acción transversal y multi disciplinaria, comprendiendo cada caso y proyectandose en el, en sus vivencias y particularidades. No hay receta mágica de una ciudad a otra, ni “copy – cut”, como método. Por esto  la importancia también de tomar en cuenta, de impregnarse, de sentirlo, de vivirlo, el entorno de cada ciudad, de comprender tambien los mecanismos que rigen su gobernanza, y tomar en cuenta la “inteligencia emocional ciudadana”, su proyeccion imaginaria, sentimental y real hacia la ciudad, porque sin aceptabilidad por parte de los futuros usuarios no puede haber transformación urbana.

¿Como son los intercambios que usted tiene con los diferentes alcaldes ? ¿Son suficientemente concientes de las oportunidades del digital o juzgan esta evolución todavía demasiada elitista o restringida ?

    Tengo el privilegio de intercambiar permanentemente con  responsables de ciudades en Francia y en todo el mundo. Es imposible generalizar hoy la mentalidad de los alcaldes, la situación es muy diferente de una ciudad en la otra. En ciertas ciudades, la necesidad de esta mutación es ampliamente integrada por los responsables y esto se traduce en transformaciones profundas. Pero queda mucho que hacer para ir a lo esencial : capitalizar sobre esta oportunidad única que representa la convergencia entra el social, el urbano y el digital. Ciertos alcaldes están muy en la punta del digital, pero son tentados por una acción tecno - céntrica. Otros están muy en la punta de la acción social y dejan de lado la optimización que permiten las nuevas tecnologías. Otros finalmente invierten mucho en grandes trabajos de infraestructuras, pero tienden a descuidar el desarrollo de un ecosistema y la inclusión social. Hay pues que hacer un trabajo permanente de difusión, de intercambios y de pedagogía y es el papel que me esfuerzo tambien por jugar, con muchos otras colegas que comparten esta visión,en la escena internacional. Hay que proyectarse en la ciudad del futuro, pero también mostrar que es posible construirla desde hoy, como ciudades para la vida, aquí y ahora. Porque las ciudades que consiguen su transformación urbana son finalmente las que se proyectan sobre un largo plazo largo, bien más allá de la duración de un mandato electoral.