← Volver

Entrevista a PASCUAL BERRONE

CO-DIRECTOR IESE CITIES IN MOTION

Nuestro Coordinador Smart Cities, Antonio Sánchez Zaplana (@aszapla), entrevista esta semana a D. Pascual Berrone (@pberrone), Associate Professor de Dirección Estratégica, Cátedra Schneider Electric de Sostenibilidad y Estrategia de Negocio. Es Doctor en Economía de la Empresa y Métodos Cuantitativos, Universidad Carlos III, Titulado en Alta Dirección y Negocios Internacionales, FUNCER Business School y Licenciado en Dirección de Empresas por la Universidad Católica de Córdoba (Argentina).

 

Antonio Sánchez: Es Director en la cátedra Schneider sobre Sostenibilidad y Estrategias de Negocio del IESE Business School. ¿Qué actividades se realizan en la citada cátedra?

Pascual Berrone: La cátedra Schneider Electric de Sostenibilidad y Estrategia de Negocio pretende abordar los retos de la sostenibilidad a través de conocimientos científicos profundos. Junto con estos conocimientos, las prácticas de negocio pueden adecuarse para crear empresas más responsables y duraderas que puedan formar parte de una sociedad más responsable. En otras palabras, la cátedra nace con el espíritu de generar conocimientos que promuevan estrategias sostenibles eficaces para las empresas que garanticen un crecimiento económico y un progreso social a largo plazo, todo ello satisfaciendo las necesidades del presente pero sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades.

 

Antonio Sánchez: Respecto a las sostenibilidad, responsabilidad social de las empresas, ¿qué diferencias hay entre las empresas familiares y el resto del tejido empresarial?

Pascual Berrone: Nuestra investigación demuestra que las empresas familiares tienden a ser más socialmente responsables que las empresas no-familiares, tanto desde un punto de vista medioambiental como de otras políticas sociales y de responsabilidad corporativa. Los motivos son varios: en primer lugar, las empresas familiares suelen estar mucho más integradas en las comunidades. Por lo tanto, su accionar trasciende las fronteras de la empresa y llegan a toda la sociedad. Hacer daño a alguien de su entorno significa hacer daño a uno de ellos. Segundo, los propietarios de las empresas familiares tienen un vínculo emocional con la empresa, lo cual hace que cualquier daño a la reputación de la empresa por mala praxis, repercuta negativamente en la reputación individual de los propietarios. Tercero, lo que mueve a las empresas familiares es el capital “socioemocional”, más que el capital económico. Esto significa que las empresas familiares van a priorizar aspectos como la sucesión de la empresa a generaciones futuras, lo que repercute en la adopción de estrategias de largo plazo y cuyos beneficios no son necesariamente inmediatos, como es el caso de las estrategias medioambientales.

Actualmente estamos estudiando las diferencias geográficas en el comportamiento de las empresas familiares. Los resultados preliminares sugieren que empresas familiares en Estados  Unidos contaminan menos, en Europa tienen a favorecer a stakeholders externos (y perjudicar a los internos) y en China adoptan estrategias simbólicas pero sin repercusión en real en las acciones cotidianas.

 

Antonio Sánchez: ¿Qué es el “IESE Cities In Motion”? ¿Cuáles son sus objetivos?

Pascual Berrone: IESE Cities in Motion es una plataforma de investigación lanzada conjuntamente por el IESE Business School Center for Globalization and Strategy y el Departamento de Estrategia del IESE. Está co-dirigida por el Prof. Ricart y por mí.

Como objetivos principales nos hemos propuesto desarrollar un enfoque innovador y completo de las estrategias de smartgovernance (nosotros hablamos de Smart Governance y no de Smart cities – Entendemos que es más apropiado. Al final, son las personas y no las ciudades quienes son inteligentes). Buscamos investigar y aportar innovación en las estrategias de gobernanza local e identificar y comunicar las mejores prácticas internacionales. También pretendemos que nuestra iniciativa actúe como una plataforma que permita conectar a los líderes urbanos con las ideas más innovadoras y potentes relacionadas con la gestión urbana.

Por último, al ser una escuela de negocios, pretendemos formar a líderes interesados en la problemática urbana. De hecho, recientemente hemos ofrecido un curso sobre “Ciudades” en nuestro programa MBA full time y estamos promocionando un nuevo programa de competitividad regional y urbana para el mes de mayo.

 

Antonio Sánchez: ¿Cuál es el modelo urbano que proponéis para el futuro de las ciudades?

Pascual Berrone: La misión de la plataforma es promover el modelo de Cities in Motion, que incluye una aproximación innovadora a la gobernanza de ciudades y un modelo urbano nuevo para el siglo XXI basado en 4 factores principales: ecosistema sostenible, actividades innovadoras, equidad entre ciudadanos y territorio conectado.

Estos 4 pilares básicos luego se traducen en 10 áreas claves y 6 palancas de cambios que permiten entender la totalidad (y complejidad de una ciudad) y los aspectos que tanto el sector público como privado tienen que ser capaces de gestionar de manera inteligente. Este modelo permite no solo realizar un primer diagnóstico del estado de situación de la ciudad, identificando fortalezas y  áreas de mejora sino también ayuda a definir la estrategia de largo plazo para la ciudad.

No hay que olvidar que el objetivo final tiene que ser una mejora en la calidad de vida de los habitantes. Si olvidamos que en el proceso de transformación de ciudades, el ciudadano tiene que estar en el centro, probablemente nos encontremos con ciudades con mucha tecnología pero desconectada de la realidad de sus ciudadanos.

 

Antonio Sánchez: Recientemente habéis publicado una nueva edición del prestigioso “Cities in Motion Index 2015” (CIMI). ¿Qué metodología seguís para la obtención de este Índice?

Pascual Berrone: El IESE Cities in Motion Index pretende evaluar ciudades en todo el mundo en relación con las que consideramos diez dimensiones clave: Gobernanza, Planificación urbana, Gestión pública, Tecnología, Medioambiente, Proyección internacional, Cohesión social, Movilidad y transporte, Capital humano, y Economía.

Para ello, identificamos distintos indicadores que permiten medir estas 10 dimensiones, que luego son integrados en un índice sintético el cual tiene detrás un modelo econométrico que utiliza una técnica de distancias conocida como DP2 (omito los detalles pero tenemos un documento metodológico disponible).

Las principales diferencias del ranking de este año respecto al anterior son:

  • Mayor cobertura geográfica: hemos incrementado un 10% el número de ciudades incluidas en el ranking con un total de 148–55 de ellas, capitales–, representando a 57 países. Entre las más destacadas están Singapur, Hong Kong, San Francisco y Delhi.

  • Mayor número de indicadores: hemos incrementado un 35% la cantidad de indicadores que miden las 10 dimensiones relevantes de una ciudad, alcanzado un total de 66 indicadores. Esto nos ha permitido reemplazar algunos indicadores que en la primera edición se habían introducido a nivel ciudad por nuevas variables a nivel país, lo que ha permitido tener una mejor valoración de las distintas ciudades.

  • Incorporación de indicadores subjetivos: además de los indicadores objetivos que hemos utilizado en la edición anterior, una de las recomendaciones recibidas era que se incorpore la percepción que tienen los ciudadanos de las ciudades.

  • Mejor análisis: hemos incorporado nuevos análisis sobre la dinámica del índice, viendo su evolución para los años 2012, 2013 y 2014.

Un aspecto importante a recordar es que el ranking no consiste en un “concurso de belleza”. La posición que ocupa cada ciudad no es lo relevante. Lo importante, como señalaba antes, es identificar donde las ciudades lo hacen bien y donde hay espacio para la mejora.

 

Antonio Sánchez: ¿Cuáles son las tendencias para las ciudades españolas y latinoamericanas el CIM 2015?

Pascual Berrnone: En España distinguimos 2 grupos de ciudades. Por un lado Barcelona y Madrid y por otro Valencia, Sevilla, Bilbao, y Málaga.

Barcelona y Madrid se ubican entre las 40 mejores ciudades. Como se puede ver en el informe cada, ciudad tiene un perfil diferente. Barcelona destaca en Proyección Internacional (a nadie se le escapa que Barcelona ha invertido fuertemente en su marca y esto ha dado sus frutos). Por su parte, Madrid destaca en movilidad y transporte, con uno de los mejores metros valorados del mundo y con un sistema de transporte público que representa más del 60% de los traslados diarios. La gran deuda pendiente para estas ciudades es la dimensión de “cohesión social”. Uno de los indicadores que consideramos es el desempleo. Es difícil pensar en una “ciudad inteligente” con un 18% de desempleo. Esto nos demuestra que la realidad de la ciudad no es independiente de su contexto nacional.

La diferencia más importante entre ambas es la tendencia. Mientras Barcelona ha ganado 13 posiciones en los 3 últimos años, Madrid ha perdido 5.

Por otro lado, Sevilla destaca en planificación urbana; Málaga en proyección internacional. Valencia en Tecnología; A Coruña en gobernanza y Bilbao en economía. Todas destacan en los indicadores medioambientales pero cada uno tiene desafíos importantes por resolver.

Por su parte, del bloque de ciudades de América Latina se incluyen, tras Santiago de Chile (86), Buenos Aires (90), Monterrey-México (93), México D.F. (95), Bogotá (97), Sao Paulo (102), Lima (103), Córdoba-Argentina (106), Medellín-Colombia (107), Montevideo (109) y Cali-Colombia (110). El ránking añade también a Curitiba-Brasil (111), Brasilia (112), Guadalajara-México (113), Rosario-Argentina (114), Quito (121), Porto Alegre-Brasil (125), Fortaleza-Brasil (126), Recife-Brasil (128), Río de Janeiro (133), Salvador-Brasil (134), Belo Horizonte-Brasil (139), La Paz (144), Santo Domingo (145) y Caracas (147).

En las ciudades latinoamericanas la progresión de las ciudades ha sido mucho más modesta que otras regiones emergentes. Sin embargo, ciudades como Santiago, Buenos Aires, Montevideo, Quito y Lima han mostrado una progresión favorable durante los 3 últimos años. El gran desafío para la ciudad latinoamericana es como convertirse en ciudades inteligentes en entornos nacionales que no son favorables.

Entre las conclusiones del informe destacamos que no basta con ser bueno en una sola área, porque hay ciudades que encabezan el ránking en un apartado pero se desploman en la clasificación general por sus debilidades en el resto. También hay que recordar que "la ciudad perfecta no existe" y que hasta las que están las primeras en la lista tienen puntos débiles. Eso no significa que no tengamos que seguir trabajando por ciudades que mejoren la calidad de vida de sus habitantes.

Quienes estén interesados en el informe pueden:

---------------------------------------------------

Entrevista realizada por Antonio Sánchez (@aszapla)