← Volver

Entrevista a PAISAJE TRANSVERSAL

OFICINA DE INNOVACIÓN URBANA

Nuestro colaborador Luis Veracruz (@SitoVeracruz) mantuvo una charla con los arquitecto-urbanistas que forman Paisaje Transversal (@paistransversal), fruto de la que surge esta entrevista.

Paisaje Transversal es una oficina de innovación urbana que impulsa, coordina, diseña y asesora procesos innovadores de transformación y análisis urbano desde la participación ciudadana, la ecología, la herramientas digitales y la creatividad, siempre adaptados a la realidad local.

Está formada por cinco jóvenes arquitectos-urbanistas y surgió del programa de creación de empresas de la Universidad Politécnica de Madrid, que desarrolla servicios de asesoría y consultoría en cuestiones relacionadas con el urbanismo, planeamiento urbano, la participación ciudadana y la ordenación.

Paisaje Transversal abarca un amplio abanico de temas que van desde la regeneración urbana y la transformación física del espacio público, hasta procesos innovadores de participación ciudadana vinculados a estrategias urbanas y territoriales, pasando por cuestiones relacionadas con la reactivación económica y dinamización comercial, la movilidad urbana sostenible, el paisaje (natural y urbano) o la activación de edificios públicos vacíos.

Nos lo cuentan ellos mismos…

QUÉ ES PAISAJE TRANSVERSAL

Luis Veracruz: Nos gustaría empezar por conocer, en vuestras propias palabras, qué es Paisaje Transversal

Paisaje Transversal: Somos una oficina de innovación urbana que arranca de manera profesional en noviembre de 2011, aunque desde el 21 de junio de 2007 surge como blog en la Escuela de Arquitectura de Madrid, como espacio de reflexión en torno a la ciudad y el territorio.

En aquel momento en las escuelas nos hablaban de la arquitectura como espectáculo; no había explotado la burbuja aún, pero la idea ya era que había otra manera de intervenir en la ciudad, de entender la arquitectura.

El paso siguiente fue la creación de talleres, para poner el foco temas que no se trataban en los programas académicos, con profesionales de otras disciplinas: sociología, psicología ambiental, ingeniería, biología…

A continuación, formamos una Asociación Universitaria y en 2011 abrimos ya como oficina en la Calle Montera, donde empezamos a desarrollar nuestra actividad profesional.

Más tarde creamos la asociación cultural, con el fin de desarrollar de manera más profesional nuestra actividad y, finalmente, en octubre de 2013 ya nos constituimos como sociedad limitada, que es la figura bajo la que desarrollamos  nuestros proyectos.

Ofrecemos asesoría y consultoría en temas de urbanismo, participación ciudadana, ordenación del territorio, espacio público, principalmente a administraciones públicas, aunque también hemos trabajado con empresas privadas.

Básicamente, tratamos de desarrollar proyectos que mejoren los entornos urbanos y los territorios, desde el punto de vista de la transdisciplinaridad, es decir, la convergencia de diferentes disciplinas de manera transversal, la ecología urbana, la participación ciudadana, y todo ello aplicando a los procesos las herramientas digitales.

Nuestro ámbito de actuación en la ciudad, sobre todo la ciudad consolidada. Entendemos que se ha construido mucha ciudad y muy mal, y la que no se ha construido tan mal, por el propio paso del tiempo se ha ido degradando y presenta muchas obsolescencias, con lo que creemos que es el momento de mejorar lo preexistente, incorporando todas las necesidades y nuevas herramientas que han ido surgiendo.

 

ARQUITECTURA Y URBANISMO HOY

Luis Veracruz: ¿Habéis notado diferencia en la percepción de la gente y de las instituciones a la hora de hablar de PARTICIPACIÓN PÚBLICA, a la hora de decidir cómo se puede mejorar un proyecto con nuevas formas de hacer urbanismo, más allá de las clásicas?

Paisaje Transversal: Sí, hay  una cierta sensibilización de la gente en cuanto a estos temas; incluso en los discursos más hegemónicos se entiende que hay que fomentar la participación, otras formas de hacer implicando a la ciudadanía, a diferentes agentes; incluso en las propias ofertas o licitaciones públicas hay cierta permeabilidad del discurso.

En nuestra praxis, hemos tenido que adaptar nuestro discurso para la interlocución con las administraciones, quizá por culpa nuestra, que hemos estado acostumbrados al diálogo con otro tipo de interlocutores más expertos.

Estamos siendo partícipes de generar con la práctica y nuestro discurso cierta sensibilización en las administraciones públicas y, por otra parte, es cierto que estamos en un cambio de época o de paradigma en el que se entiende que no se puede seguir haciendo las cosas como antes:

  • Tanto por discurso.

  • Como por necesidad.

Nos encontramos en una época en la que no hay tantos recursos, hay influencia del momento histórico-político en que vivimos (15 M…). Y todo ello ha sido catalizador dentro de las Administraciones y los partidos políticos, entendiendo que hay que hacer las cosas desde una doble perspectiva:

  • Más ecológica.

  • Y más democrática.

Nuestra duda es, sin embargo, si cuando cambie la tesitura económica nos encontraremos con que esto es un castillo de naipes que se desmorona, o bien estamos siendo realmente capaces de construir una praxis, una profesión y una nueva manera de transformar la ciudad y el territorio.

 

Luis Veracruz: La percepción que tengo de vosotros es que sois “rara avis” dentro de la profesión ARQUITECTURA  y que muchas veces os habéis presentado, más como mediadores entre las INSTITUCIONES y la ciudadanía, que como el arquitecto que lo ve todo desde arriba y dirige lo que ha de hacerse. Tengo, sin embargo, la sensación de que otros profesionales no se han abierto y adaptado  a nuevos roles que hacen falta…

Paisaje Transversal: Lo que percibimos en general son estas situaciones:

  • La generación anterior a la nuestra tenía un modo de hacer urbanismo en general, y entienden que hay nuevas formas de hacer, pero perciben también que tal vez no son ellos quienes lo van a hacer. Su papel es otro: aportar experiencia a la gente que impulsa esas nuevas formas de hacer.

  • La generación que salió al mercado a finales de los 90 y principios del 2.000 están en una posición intermedia. Vienen de una manera de hacer que está quizá un poco anquilosada y todo este cambio les ha pillado un poco a  contrapié; no saben bien cómo adaptarse.

  •  Y nuestra generación, que entiende que hay que hacer las cosas de otra manera, pero que en muchos casos es más una cuestión de voluntad que de rigor profesional: una nueva profesión con todo lo que ello implica.

 

Luis Veracruz: Leí un artículo de Ramón Marrades, No lo llaméis urbanismo emergente, llamadlo urbanismo precario”. En resumen, habla sobre muchos proyectos de bajo coste que están dándole vida a la ciudad, mejorándola, mientras que la estructura productiva de las ciudades ocurre a espaldas de los ciudadanos y de hecho el procedimiento urbanístico sigue siendo bastante opaco y complicado para la mayoría. ¿Cuál es vuestra opinión?

Paisaje Transversal: En nuestra opinión, no es que sea difícil lidiar con ello, sino que la estructura legal, la estructura de gestión de todo el mundo urbano no ha cambiado realmente. Hay nuevas iniciativas, nuevas maneras de entender cómo se debe hacer, pero el Plan General sigue siendo quien marca cuál es la propiedad del suelo, los ayuntamientos funcionan igual y, en ese sentido, a corto plazo no va a cambiar el modo de gestionar la ciudad.

Nuestro planteamiento es que se debe abordar la transformación de la manera de hacer urbanismo desde un modo integral y valiente, compitiendo directamente y siendo parte del tejido productivo de la ciudad.

En todo cambio de época hay vanguardistas que no se mojan, que no lo llevan a la praxis real, sino que hacen variaciones sobre el tema de un modo libre o artístico. Esto tiene su valor también, pero nosotros entendemos que lo realmente valiente es ser capaz de llevarlo hasta las últimas consecuencias y de transformar esa realidad.

Nuestro papel en este caso es huir del urbanismo precario y hacer de puente para un urbanismo sí viable, real y que sea alternativa efectiva al actual modelo.

Para cambiar de modelo urbanístico vamos a tener que generar una nueva profesión. Hoy, si quiero contratar con la administración tengo que acceder a licitaciones y, para ello, requiero solvencia técnica, económica… La única manera de construir una nueva profesión es introduciendo el vector empresarial y de sostenibilidad económica de nuestras prácticas, y de la dignificación de esas prácticas.

 

PROYECTOS PÚBLICO-PRIVADOS

Luis Veracruz: Como sabéis vivo en Holanda y desde aquí tengo la sensación de que en España está polarizado el tema de los proyectos públicos y proyectos privados. El término público-privado parece que asusta, cuando en otros países es la base de muchos proyectos. ¿Tenéis la sensación de que lo privado da la espalda a los ciudadanos y de que lo público no consigue llegar a la empresa privada que pueda facilitar la ejecución?

Paisaje Transversal: En general hay poca cultura de colaboración en España entre ciudadanía-sector privado-sector público. El problema es que, cuando se ha propuesto una colaboración entre sector privado y sector público, se han establecido unos términos de opacidad, amiguismo, falta del criterio de tener una repercusión positiva en la sociedad…, que sólo han logrado el rechazo por parte de otros agentes que también intervienen en el territorio: ciudadanía, movimientos sociales…

Nosotros abogamos por integrar esos tres ejes: público, privado y ciudadanía, tratando de importar ese modelo y otra cultura.

 

SMART CITIES Y CIUDADANO

Luis Veracruz: Tuvísteis ocasión de exponer sobre Smart Citizen hace unos meses, en la sala de exposiciones de Cibeles, Centro Centro, en el que poníais la centralidad del Smart en el ciudadano. A veces, da la sensación de que es el mundo Smart en España es demasiado unilateral por parte de las empresas y que el ciudadano queda desplazado…

Paisaje Transversal: La democracia en España es joven y hay poca fe en el trabajo integrado. La empresa parece que sólo se acuerda de que hay ciudadanos cuando tiene miedo de que se acabe su proyecto y la Administración pública tiene miedo de trabajar con el privado porque piensa que los ciudadanos pueden ver algo negativo en ello.

Lo que acaba ocurriendo en España es que en el llamado mundo SmartCity hay poca visión integral, poca visión estratégica de una mejora real de mejora de la ciudad. La realidad es que es un mercado vacuo, muy parecido a lo que ocurría con la burbuja inmobiliaria, lo que ocurre es que ahora no es un mercado tan peligroso.

Nosotros entendemos que la tecnología es muy útil para la mejora de nuestras ciudades, pero sin personas no sirve absolutamente para nada. La tecnología sólo tiene sentido si tienes una idea en la que estén involucradas personas y con unas funciones reales a través de dicha tecnología. Para nosotros, Smart city es sólo una herramienta; no es nada en sí misma.

Podemos hablar de una falta de visión integral sobre las problemáticas de la ciudad y muchas veces las Smart Cities, por usar un símil habitual, inciden en el software cuando muchas veces el problema de las ciudades tiene que ver más con el hardware. En la solución de los problemas reales de las personas que habitan las ciudades, la tecnología puede ser un medio, pero nunca un fin en sí mismo.

 

Luis Veracruz: Muchos procesos urbanos se podrían mejorar con el buen uso de la tecnología. Una de las cosas que quizá faltan es el buen uso de los datos en la ciudad: usar bien datos creados por ti, y que luego reviertan en la mejora de la ciudad, por ejemplo en movilidad. ¿Creéis que hay un espacio de mejora ahí?

Paisaje Transversal: La ciudad es una entidad compleja y al final se trata de ser consciente de dicha complejidad y de ser capaz de integrar todos los imputs posibles para dar respuestas y soluciones acordes a esa complejidad. Ahí las nuevas tecnologías y datos que se están generando en torno a la ciudad dan nuevas claves para comprender el fenómeno urbano.

Sin embargo, esto es sólo una capa más. Dentro de todas las capas de análisis de la ciudad los datos son una, pero es necesario tener en cuenta todas las capas.

La tecnología puede mejorar el análisis urbano y optimizar procesos y generar soluciones, pero esto ha de ser ampliado con otras visiones y modos de entender la ciudad.

 

Luis Veracruz: Para terminar y al hilo de lo sucedido en el Barrio de El Cabanyal, Valencia, que al final no ha parado hasta que no ha habido un cambio político, hablando de capas, capa fuerte la de la Política… ¿Creéis que las decisiones de contextos urbanos deberían estar desligadas de la política o al menos a esas escalas tan importantes de ciudad?

Paisaje Transversal: A gran escala es complicado, pero en general se puede decir que cualquier plan urbano o plan estratégico es un plan que está consensuado por amplias partes de la población.

Igual que era una barbaridad decir que El Cabanyal no se toca y ya está, lo era que un partido decidiese una obra tan grande sin tener en cuenta a otros partidos políticos.

Cualquier decisión importante dentro de la ciudad debe valorarse; estamos viendo ahora en muchos entornos en los que trabajamos que, tanto técnicos como políticos, nos comentan que hay temas que les gusta ver en general para que entre todos tengamos una visión de conjunto y llegar a un acuerdo, de modo que dentro de 4 años todo continúe, porque quieren algo bueno para la ciudad. La política unilateral es un fracaso a largo plazo.

Los grandes proyectos urbanos exitosos (en Vitoria por ejemplo, que les ha llevado a la Green Capital, aun habiendo pasado por ahí diferentes partidos), deben consensuarse tanto a nivel político, como de ciudadanía en general. Hay que generar pautas y pactos en torno a las ciudades.

Por otro lado, hay que generar mecanismos que hagan efectivas esas visiones de ciudad, más allá de los vaivenes políticos. Es ahí donde hay que integrar, dentro de todas las actuaciones urbanísticas, participación ciudadana de base, incorporar estudios ambientales y de viabilidad económica de manera rigurosa…

En definitiva:

  • Una nueva cultura urbana con un consenso de mínimos en torno a los grandes retos de la ciudad.

  • Generar mecanismos de control y ejecución que incorporen la participación ciudadana.

 

Entrevista realizada por Luis Veracruz (@SitoVeracruz