← Volver

Entrevista a MARÍA ANDÉREZ

EFICIENCIA ENERGÉTICA SECTOR EDIFICACIÓN

María Andérez es Arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid y Máster en Eficiencia Energética en la Edificación por la Universidad de Zaragoza. Acreditada como BREEAM Asociado, CEM (Certified Energy Manager) y CMVP (Certified Measurement & Verification Professional) por la AEE (Association of Energy Engineers), es una experta en el ámbito nacional de la eficiencia energética en el sector de la edificación.

Su trayectoria profesional se ha desarrollado en diversas empresas dentro del área de la energía y la sostenibilidad en la edificación. Actualmente trabaja en Grupo Tragsa desarrollando un proyecto de eficiencia energética para edificios en del sector público.

La información y opiniones expresadas en este artículo son las de la entrevistada y no reflejan la opinión oficial del Grupo Tragsa.

TO BE EFFICIENT OR NOT TO BE

Sin duda uno de los booms actuales es la digitalización de toda nuestra vida. Puedes estar reservando cita en el hospital o viendo cómo se enciende el alumbrado público y estos sencillos ejemplos pueden proveer de información para una mejor gestión de los servicios y suministros de tu ciudad. Estamos permanentemente conectados y la información viaja a una velocidad trepidante y puede ser analizada para extraer conocimiento útil. Ha llegado la era de las SmartCities.

Eduardo Prieto:Todo lo que nos rodea se ha teñido de un color Smart. ¿Cuál es tu opinión sobre esta nueva Revolución tecnológica que afecta a nuestros ecosistemas urbanos?

María Andérez: El desarrollo de las ciudades inteligentes está generando un cambio en el concepto tradicional que teníamos hasta ahora de ciudad. Mediante las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), se pueden implementar estrategias que transformen las ciudades en lugares más habitables que favorezcan la sostenibilidad desde el punto de vista energético, medioambiental, económico y social y mejoren así la calidad de vida de sus habitantes.

Actualmente el 68% de la población europea vive en ciudades, consumiendo el 70% de la energía mundial y siendo responsables por ello del 75% de las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero). Por ese motivo, el desarrollo de nuevas tecnologías y servicios que se integran en los núcleos urbanos facilita la implantación de todo tipo de estrategias que favorezcan la sostenibilidad de forma integral llegando directamente a los usuarios finales.

 

Ilustración 1. Modelo de ciudad inteligente.

Fuente: GICI (Grupo Interplataformas de Ciudades Inteligentes)

 

Eduardo Prieto: Una de las patas principales para alcanzar el paradigma de la Smart City reside en la correcta gestión de los recursos de las ciudades entre los que cabe destacar el agua, la energía y la calidad del aire. En este punto, entra en juego un concepto fundamental: los Smart Buildings ¿Qué es un edificio inteligente? ¿Cómo podemos ahorrar energía y gestionar mejor nuestros recursos gracias a estos sistemas en los edificios?

María Andérez: La eficiencia energética y la protección del medioambiente son uno de los objetivos principales de las ciudades inteligentes, que tienden al desarrollo de redes que integren las energías renovables y medidas que aprovechen los recursos naturales en edificios e infraestructuras.

El consumo energético en los edificios de la Unión Europea supone el 40% sobre el consumo energético total. Este consumo es debido principalmente a los sistemas de calefacción e iluminación tanto de edificios de uso terciario como residenciales. Por ello, es importante que los edificios tengan en cuenta el papel fundamental que desempeñan las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para implementar soluciones de eficiencia energética, aprovechando la interacción entre todos los sistemas energéticos del edificio.

Los "edificios inteligentes", o “Smart Buildings”, cuentan con tecnologías para hacer más eficientes su diseño, construcción y funcionamiento. Estas tecnologías incluyen sistemas de gestión del edificio (BMS) que monitorizan y controlan las instalaciones según las necesidades de los ocupantes y las condiciones ambientales.  Así, se puede realizar una eficiente gestión energética para reducir el consumo energético ya que permiten visualizar y analizar datos en tiempo real de los consumos, variables e indicadores, de forma que se puedan identificar oportunidades de ahorro energético.

Las medidas de ahorro energético debidas a la gestión y la sensibilización, que no conllevan inversiones para renovar el edificio y sus instalaciones más allá de los equipos de medida, pueden suponer ahorros energéticos de entre el 5% y el 15%, llegando en algunos casos hasta a un 30%, como demuestran distintos proyectos de investigación que se han llevado a cabo financiados por la Unión Europea. . Bien es cierto que para lograr un mayor ahorro de energía, las tareas de concienciación se deben acompañar de actuaciones de automatización de las instalaciones, centrándose en los principales consumidores de energía, que son iluminación y climatización.

 

 

Eduardo Prieto: Consciente también de esta necesidad y de las ventajas de dar un paso adelante en esta dirección, la Unión Europea ha marcado unos ambiciosos objetivos 2020  en lo relativo al Clima y la Energía. Por otro lado, de la reciente Cumbre de Paris, han salido compromisos (no vinculantes) de gran calado que también están en la línea con la estrategia energética europea de descarbonización de la economía:

¿Cuál es el alcance de dichos compromisos tanto a nivel mundial como europeo? ¿Crees que son unos objetivos alcanzables?

María Andérez: La reciente Cumbre del Clima celebrada en Paris en Diciembre 2015 ha cerrado un acuerdo histórico entre 196 países, que puede considerarse como el primer acuerdo universal y jurídicamente vinculante  contra el cambio climático.

Esta cumbre reactiva el proceso de reducción de emisiones y pone en marcha además instrumentos de financiación necesarios para el desarrollo sostenible. El objetivo es mantener el aumento de la temperatura en este siglo por debajo de los 2 grados centígrados sobre los niveles preindustriales.

El COP reconoce la existencia de un cambio climático debido a la actividad humana y atribuye a los países industrializados la responsabilidad principal para luchar contra este fenómeno. Uno de sus objetivos clave es la educación y promoción de los cambios en los estilos de vida, las actitudes y comportamientos para promover el desarrollo sostenible, estableciendo que “Las Partes deberán cooperar en la adopción de las medidas que correspondan para mejorar la educación, la formación, la sensibilización y participación del público y el acceso público a la información sobre el cambio climático…”

El siguiente enlace resume los Principales resultados de la Cumbre de París. Fuente: MAGRAMA.

Centrándonos en la Unión Europea, la eficiencia energética ocupa ya desde hace años un lugar destacado entre sus prioridades. De este modo, mediante el Paquete Energía y Cambio Climático, se definió ya en 2007 los objetivos 20-20-20 enfocados a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la eficiencia energética e incrementar la proporción de energía de fuentes renovables. Además, los compromisos de la COP21 de París ratifican los últimos objetivos marcados en la Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva para 2050 y en el Marco estratégico en materia de clima y energía para el periodo 2020-2030.

Ilustración 2. Objetivos de política europea de Clima y Energía.

Fuente: OECC (Oficina español de cambio climático)

 

Ilustración 3. Compromiso de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en la UE (año base 1990). Fuente: Greenpeace

 

Todos estos objetivos solo son alcanzables si el conjunto de los habitantes de la tierra nos tomamos en serio contribuir con nuestras acciones a reducir el calentamiento global. Para ello, es imprescindible que las Naciones empiecen a trabajar de forma comprometida y conjunta en la lucha contra los efectos del cambio climático y en beneficio del medio ambiente. Las Administraciones Públicas deben mostrar un papel ejemplar en el desarrollo de estas estrategias, para que tanto el sector privado como cada individuo de forma particular, siga esta línea. Por ello, los gobiernos deben tomar medidas serias para educar y concienciar a la sociedad para que cambie sus hábitos y siga pautas de comportamiento que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero para que, con la ayuda de todos, consigamos ese objetivo común.

En la página del MAGRAMA nos dan unos consejos sobre cómo contribuir a la mitigación del cambio climático en casa, en el trabajo y conduciendo:

Consejos para mitigar el cambio climático. Fuente: MAGRAMA

Otro tema a tener en cuenta para favorecer estas estrategias son las fuentes de financiación para las medidas de eficiencia energética y sostenibilidad y proyectos eficientes para este fin. En concreto en España, la identificación de nuevos e innovadores mecanismos de financiación sigue siendo un reto importante.

 

DEL DICHO AL HECHO, HAY UN TRECHO

 

Eduardo Prieto: Una vez planteados los objetivos, hay que estructurar y diseñar una estrategia fundamentada en líneas de actuación claras y concisas. ¿Cuáles son las principales líneas de actuación para conseguir los objetivos marcados en materia de eficiencia energética en el sector de la edificación?

María Andérez: Consciente del importante consumo de energía que representa el sector de la edificación, la Unión Europea promueve medidas para controlar el consumo de energía de este sector y fomentar la utilización de energía procedente de fuentes renovables.  

En este sentido, cabe destacar la Directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios, que establece que a partir del 31 de diciembre de 2020, todos los edificios nuevos serán “edificios de consumo de energía casi nulo”, siendo para los edificios públicos, la fecha límite el 31 de diciembre de 2018.

Por su parte, la Directiva 2012/27/UE remarca la función ejemplarizante de los edificios de los organismos públicos estableciendo que los Estados miembros se aseguraran que, a partir del 1 de enero de 2014, el 3% de la superficie total de los edificios que tenga en propiedad y ocupe la administración central se renueve cada año cumpliendo con los requisitos de rendimiento energético mínimo. Además, recoge la obligatoriedad de realizar un inventario del rendimiento energético de los edificios públicos de más de 500 m². En España, el resumen del inventario oficial publicado por el IDAE es de 2.170 edificios con 11 millones de metros cuadrados de superficie útil y un consumo asociado de 1TWh.

Para cumplir con estas directivas, España ha ido trasponiendo sus artículos a la legislación nacional. La “Estrategia Española a largo plazo para la Rehabilitación Energética” en el Sector de la Edificación tiene como objetivo movilizar inversiones en la renovación de edificios residenciales y terciarios para mejorar el rendimiento energético del parque inmobiliario.

En la siguiente imagen se puede ver un resumen de los principales hitos relativos a la eficiencia energética y medioambiental en las edificaciones:

Ilustración 4. Principal legislación en materia de eficiencia energética en edificios en Europa y España

 

Eduardo Prieto: Como indicas en la anterior respuesta, las Administraciones Públicas tiene un papel fundamental que jugar, además de tener que cumplir un role ejemplarizante. ¿Cómo se estructuran los proyectos dentro de esta categoría? ¿Podrías indicarnos algunos casos de éxito?

María Andérez: En los edificios públicos existe un gran potencial de ahorro y la Administración debe ostentar una función ejemplarizante, analizando y reduciendo el consumo energético de sus edificios. Se ha estimado que los ahorros que se pueden conseguir en el sector de los edificios públicos podrían reducir el total del consumo energético europeo en aproximadamente un 11%.

Además, concretamente en España, las actuaciones de impulso al mercado de los servicios energéticos exigidas por la Directiva 2006/32/CE, se han dirigido, de manera preferente, al sector público. Así, se aprueba simultáneamente el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2008-2012 y el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética en los Edificios de la Administración General del Estado, por el Consejo de Ministros de 20 de julio de 2007.

De entre las medidas que se derivan de estos planes, destaca el impulso a las Empresas de Servicios Energéticos (ESE) y la propuesta de actuaciones para garantizar el papel ejemplarizante del sector público: el Plan de Activación de la Eficiencia Energética en los edificios de la Administración General del Estado (Plan 330 AGE) y el Plan de Impulso a la Contratación de Servicios Energéticos (Plan 2000 ESE), que supone la extensión del plan anterior al resto de Administraciones Publicas territoriales.

En base a los datos (según la Asociación de Agencias Españolas de Gestión de la Energía a comienzos de 2016 sólo se han licitado 8 edificios de la AGE y adjudicado 6), se observa que España se encuentra todavía en una fase inicial del desarrollo de este tipo de proyectos, siendo los ayuntamientos los más activos en este tipo de proyectos estando muy por detrás Administraciones autonómicas y AGE. A pesar de que las políticas y planes de los distintos gobiernos no se están llevando a cabo de acuerdo a las previsiones iniciales, el potencial de desarrollo de este tipo de contratación sigue siendo muy alto.

 

Ilustración 5. Distribución de las licitaciones por organismo licitador. Fuente: ENERAGEN

 

En el ámbito de las Administraciones Públicas locales cabe destacar también el Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía, que estableció un compromiso de reducción de las emisiones del 20% para 2020, teniendo como base el año 2007. En 2015, se ha dotado de un Nuevo Marco 2030 con el propósito de reducir las emisiones en dicha fecha en un 40%. La firma del Pacto exige la aprobación de un Plan de Acción de Energía Sostenible (PAES). En marzo de 2016 habían firmado el Pacto de Alcaldes más de 1.300 municipios y entidades locales españolas.

 

Eduardo Prieto: Aunque el sector industria sigue teniendo un peso comparativamente alto en el consumo energético de las economías occidentales, nuestra economía se encamina hacia una progresiva tercialización y dentro de este sector también existen grandes empresas consumidoras de energía, que es donde se encuentra el mayor potencial de ahorro energético. Las auditorías energéticas cada 4 años o la implantación de un Sistema de Gestión Energética van encaminadas a aprovechar dichos ahorros. ¿Qué nos puedes contar sobre estas medidas de obligado cumplimiento para algunas empresas?

María Andérez: El 12 de febrero de 2016 se aprobó el Real Decreto 56/2016 por el que se transpone parcialmente la Directiva 2012/27/UE en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía.

Este Real Decreto establece la obligación de realizar auditorías energéticas cada 4 años para las grandes empresas, tanto privadas como públicas, de más de 250 trabajadores o de más de cincuenta millones de euros de volumen de negocio, quedando excluidas las PYMES. El plazo máximo para presentar las primeras auditorias el 14 de noviembre de 2016.

Las auditorías energéticas deberán cumplir con los requisitos que se indican en la siguiente figura:

Ilustración 6. Requisitos de las auditorías energéticas. Fuente: RD 56/2016

Las auditorias podrán ser sustituidas por un sistema de gestión energética o ambiental certificado por un organismo independiente con arreglo a las normas europeas o internacionales correspondientes, siempre que el sistema de gestión de que se trate incluya una auditoria energética.  Se debe tener en cuenta que un Sistema de Gestión Ambiental según ISO 14001 o EMAS no exige realizar una auditoria energética. Sin embargo, un Sistema de Gestión Energética según ISO 50001 sí conlleva una Revisión Energética que se puede interpretar como una Auditoria Energética. En la siguiente ilustración se muestra el volumen de mercado que representa la implementación de las indicaciones del RD en las empresas españolas:

Ilustración 7. Estimación del número de grandes empresas obligadas a realizar auditorías energéticas por RD 56/2016. Fuente: IDAE

 

AYÚDEME A SER EFICIENTE

 

Eduardo Prieto: Sin duda la amplitud y complejidad del problema a abordar es considerable. Por otro lado y como nos dejas entrever a lo largo de la entrevista, la eficiencia energética se enmarca en un concepto más amplio si cabe y de mayor calado a largo plazo: LA #SOSTENIBILIDAD. Este concepto, acorde al Informe Brundtland, tiene tres pilares fundamentales: la dimensión social, la dimensión medioambiental y la dimensión económica. ¿Cuáles son las mejores prácticas y metodologías asentadas en el sector de la edificación considerando todas las dimensiones incluidas en la #SOSTENIBILIDAD?

María Andérez: Como bien indicas en tu pregunta,  existen sistemas de evaluación de edificios que tienen en cuenta los tres aspectos sobre los que se apoya la sostenibilidad: aspecto social, aspecto económico y aspecto medioambiental; permitiendo establecer una gradación en cuanto al cumplimiento de una serie de indicadores de sostenibilidad y comparar así el nivel de sostenibilidad de distintos edificios.

Una de las principales ventajas de estos sistemas es la posibilidad de ser certificados por terceras partes, que acrediten que se cumplen con todas las garantías que establece el sistema para alcanzar un determinado nivel de sostenibilidad.

Estos sistemas han experimentado un rápido incremento durante las pasadas dos décadas, desde el nacimiento de BREEAM en Reino Unido en 1992, hasta el rápido crecimiento experimentado por LEED, que ha sobrepasado las barreras nacionales de EEUU para convertirse en el principal sistema de evaluación a nivel mundial.

Los certificados de sostenibilidad son utilizados por propietarios de inmuebles para promover los beneficios de sus edificios ante potenciales compradores/arrendatarios, por arquitectos e ingenieros, como herramienta para mejorar el diseño de sus edificios, y por empresas para reducir los gastos de operación,  mejorar el rendimiento de sus edificios y como herramienta para mejorar el posicionamiento de su marca corporativa.


Ilustración 7. Proyectos registrados/certificados en España con los principales sellos de sostenibilidad

 

Muchas gracias por contestarnos a todas nuestras dudas y espero que tengas un futuro brillante de la mano de la eficiencia energética. Un saludo de todos los #ENVIROZENS.

 

Entrevista realizada por Eduardo Prieto (@eduardo_pietrov)