← Volver

Entrevista a JULIANA GUTIERREZ

Coordinadora del Foro Mundial Low Carbon City

Juliana Gutierrez es Cofundadora y Coordinadora del Foro Mundial de Ciudades Bajas en Carbono Low Carbon City, que se celebrará del 10 al 12 de octubre en Medellín. Sin embargo, esta iniciativa va más allá de la celebración de un foro, es un movimiento global y colectivo liderado por ciudadanos. 

Apasionada por la enseñanza, la investigación y el voluntariado en causas sociales y ambientales, Juliana ha centrado su investigación en las economías de bajo carbono, paradiplomacia y gobierno local, así como en gobernanza en Cambio Climático post-2020. Además, cuenta con gran experiencia en organizaciones de alcance global como ONU HABITAT o Amnistía Internacional. 

 

"Es muy interesante abordar una discusión global desde un país en desarrollo como Colombia y una ciudad laboratorio como Medellín"

 

José Ramón Narejos: Sabemos que Low carbon city es mucho más que un evento de tres días, es una movilización social constante y una iniciativa con muchos frentes de actuación ¿Podrías explicar qué es Low Carbon City en 140 caracteres?

Juliana Gutierrez: Es un movimiento global, liderado por ciudadanos, que busca construir de manera colectiva y creativa la ruta hacia ciudades inteligentes climáticamente

 

P: ¿Qué vías de participación tienen los ciudadanos en Low Carbon City?

R: La primera vía y la más fácil, es sentirse parte de la solución. Ésta definitivamente permite adoptar cambios de comportamiento en la vida diaria que impactan de manera directa en la reducción de nuestra huella de carbono. Por ejemplo, cambiar el uso del carro particular por el transporte público o la bici, hacer compras locales, reducir la generación de residuos, reducir el consumo de plásticos tener una bio-compostera e incluso una huerta casera, entre otros.

En ese sentido, y con el ánimo de que muchos ciudadanos, empresas, políticos y en general todos nos sintamos parte de la solución, Low Carbon City genera constantemente actividades de formación, sensibilización y participación por ejemplo.

Tenemos un canal en Youtube, donde con expertos y ciudadanos de todo el mundo conversamos mensualmente sobre los retos para abordar el cambio climático desde las ciudades, desde la agricultura urbana, las energías renovables, la movilidad sostenible,  el manejo de residuos, la construcción sostenible, entre otros. Este espacio busca además de sensibilizar, promover una plataforma de conocimiento de libre acceso para cualquier persona interesada. (LowCarbonCityTV)

"Recibimos 180 aplicaciones de 23 países y nuestro equipo académico seleccionó las iniciativas que efectivamente contribuyen a construir una ciudad baja e carbono"

 

Constantemente abrimos oportunidades creativas de participación, como concursos de diseño de posters o como el que actualmente está abierto, un concurso de fotografía para mostrar el cambio.

También tenemos un programa de pasantías, voluntarios y promotores. Gracias a su trabajo llevamos el mensaje a muchas más personas, al sector público y privado, y a la comunidad en general.

Pero este trabajo está acompañado también de un fuerte posicionamiento del tema en la agenda pública y política de nuestras ciudades, nos gusta que de la mano del sector público y privado generemos espacios de interacción en los que se creen mecanismos  para que los ciudadanos lleven propuestas para las políticas públicas y que sirvan de herramientas para los tomadores de decisiones.

 

 

 

P: Low Carbon City ha sido finalista en el ClimateCoLab organizado por el prestigioso MIT. ¿En qué consiste esta iniciativa?

R: En febrero de 2016, el Climate Colab del MIT abrió un concurso para abordar el cambio climático. Cerca de 500 propuestas fueron presentadas a la plataforma. Fuimos finalistas en la categoría de “cambios de comportamiento hacia el cambio climático” y el jurado nos otorgó un premio especial como proyecto de mayor impacto. Es un reconocimiento que recibimos con mucha alegría porque es una iniciativa que se ha creado a partir de la suma de ideas y que demuestra que no se requieren grandes inversiones para crear un cambio. 

 

P: ¿Cuáles han sido los criterios de selección de los conferencistas?

R: Tenemos dos formatos en la agenda del Foro. Para el primer formato, nuestro equipo realizó un monitoreo de experiencias y validadores del tema a nivel mundial que han asumido un liderazgo y conocimientos interesantes en el tema. Por ejemplo Bea Johnson, la creadora del movimiento Zero Waste, quien desde el 2008 no genera basura. A este tipo de validadores los invitamos a participar directamente. 

Para el otro formato, pensando en la construcción ciudadana y colectiva de la agenda hicimos una convocatoria pública dónde invitamos a personas y organizaciones de todo el mundo a enviar sus proyectos, trabajos o ideas en 9 categorías: energía renovable, economía circular, biodiversidad, espacio público, movilidad, hábitat, innovación y tecnología, y educación y comunicación. Recibimos 180 aplicaciones de 23 países y nuestro equipo académico seleccionó las iniciativas que efectivamente contribuyen a construir una ciudad baja e carbono porque tienen un potencial para reducir emisiones de GEI, pueden escalarse en diferentes contextos, son creativas o innovadoras, pero lo más importante contribuyen a la solución.

 

P: ¿Por qué Medellín es la ciudad elegida para celebrar el Foro?

R: Cuando hablamos de mitigación del cambio climático, por lo general nos encontramos con que las soluciones vienen de países desarrollados. También ocurre que las instituciones y organizaciones internacionales que trabajan por el clima han nacido en el mundo desarrollado. Pensamos que también hay procesos muy interesantes que tienen lugar en el mundo en desarrollo que podrían contribuir a los esfuerzos mundiales. Por ello pensamos que es muy interesante abordar una discusión global desde un país en desarrollo como Colombia y una ciudad laboratorio como Medellín.

Medellín es la ciudad con el aire más contaminado de Colombia y la 9ª en Latinomérica (OMS,2014) y por ejemplo las emisiones del sector del transporte en el área metropolitana aumentarán un 50% en los próximos 15 años (Clean Air Institute). Estas cifras son críticas, pero estamos a tiempo de cambiar ese patrón. Liderar el foro desde Medellín, significa que estamos poniendo la ciudad en el centro de una discusión global  y que como muchas ciudades en el mundo enfrentamos un reto común, pero que queremos invitar a construir de manera colectiva una ruta que nos permita no solo visibilizar el problema sino también las soluciones, pero reconociendo que el rol del ciudadano es fundamental para generar un cambio de comportamiento. Un cambio real.

Medellín ha ganado muchos premios en el mundo por sus innovaciones urbanas, pero sigue teniendo muchos retos y el tema del cambio climático y la calidad del aire son algunos de ellos. Lo interesante es que seguimos siendo un laboratorio para probar ideas y desarrollar proyectos como el nuestro y buscar soluciones. Tener el Foro en Medellín  hará que nuestros gobernantes, ciudadanos y representantes de todos los sectores reconozcan la importancia de convertirse en una ciudad inteligente climáticamente y cambiar las conductas y actitudes hacia el problema.

 

P: Además de Medellín, existen otras ciudades embajadoras del Foro. ¿Cuál es el papel de estas ciudades?

R: Tenemos una Red de 81 Ciudades embajadoras en el mundo. En esta Red, en la que pueden participar organizaciones públicas, privadas o ciudadanos, se desarrollan intervenciones urbanas o artísticas para involucrar a los ciudadanos como parte del cambio o se desarrollan proyectos para la reducción de emisiones de gases de efecto de invernadero.

 

P: Hemos visto muchos rankings de ciudades inteligentes y sostenibles ¿Cuál es la ciudad preferida de Juliana Gutierrez?

R: Tengo muy buenos recuerdos viviendo en Viena, Toronto y Seúl. Son ciudades para caminar, amigables con la Bici, y conectadas en todo nivel.  Pero debo admitir que el multiculturalismo y diversidad de Toronto la hacen mi favorita, y justo esta diversidad está presente en las políticas y programas que promueve el gobierno para convertirla en una ciudad baja en carbono. Además de tener ambiciosos planes para reducir sus emisiones (30% 2020 y 80% al 2050) es una ciudad que se reinventa cada día y busca involucrar sus ciudadanos en el reto de ser inteligente climáticamente. Por ejemplo, hoy tienen una gran apuesta con TransformTO, un proyecto que invita a los ciudadanos a imaginar los cambios que necesitan para reducir las emisiones. También tienen proyectos para promover techos verdes en los hogares que quieran tenerlos y programas de préstamos para personas que quieran convertir sus hogares a energías renovables, también hacen constantemente festivales de comida local y retos para incentivar a los ciudadanos a reducir sus residuos. Es una ciudad inteligente con ciudadanos inteligentes.

 

 

"Lo más importante es que esta es una causa que trasciende un interés mayor a las organizaciones: nuestra supervivencia en el planeta"

 

P: ¿Qué es lo más bonito y lo más feo de coordinar un proyecto como Low Carbon City?

R: Lo mas bonito es poder trabajar con un equipo de voluntarios de todo el mundo y ciudadanos que ya son parte de la solución, que aportan con ideas geniales y que crean proyectos y alternativas para vivir de manera más sostenible, que no se quedaron culpando al sistema y esperando a que sus gobiernos hicieran algo por ellos, por el contrario decidieron hacer parte de la solución. Por ejemplo, tengo un compañero que tiene una huerta acuapónica en el techo de su casa. ¡puede comer ensaladas frescas todos los días de su propio techo! ¿no es esto genial?

Lo más feo, es que nuestra labor implica movilizar a todos los sectores y actores, y a todos no nos motivan los mismos intereses. Conciliar dichos intereses, conseguir recursos humanos y financieros para llevar a cabo nuestras actividades y sensibilizar sobre la importancia de apropiarse de este tema son algunos de los grandes retos, que en ocasiones se convierten en puertas cerradas. Pero así como muchas puertas se han cerrado muchas otras se han abierto y lo más importante es que esta es una causa que trasciende un interés mayor a las organizaciones: nuestra supervivencia en el planeta

 

Entrevista realizada por José Ramón Narejos - @auditurus