← Volver

Entrevista a D. FRANCISCO JÓDAR

ALCALDE DE LORCA

Entrevistamos hoy a D. Francisco Jódar Alonso, Alcalde de la localidad murciana de Lorca desde el año 2007.

El 11 de mayo de 2011 le tocó estar al frente de las emergencias de la mayor tragedia urbana sufrida por una ciudad española durante los últimos 75 años: LOS TERREMOTOS DE LORCA.

El movimiento sísmico fue sentido en 9 provincias y, aunque la región de Murcia es la zona sismológica más activa de España, Lorca en concreto no estaba a priori entre las de mayor peligrosidad.

La entrega del Sr. Jódar fue destacada por todos los medios de comunicación nacionales y, desde entonces, la recuperación de Lorca es su objetivo a nivel político y personal, convirtiéndose en el abanderado de la recuperación urbana y social que está experimentado la localidad desde el día siguiente al terremoto.

Nos acercamos hoy con el Sr. Jódar, al concepto RESILIENCIA, entendido como capacidad de una sociedad de soportar y recuperarse ante desastres, y resurgir de sus cenizas siendo mejor de lo que era.

LORCA DESPUÉS DEL TERREMOTO

I-AMBIENTE: ¿De qué manera ha aprovechado Lorca la reconstrucción tras la tragedia vivida, como herramienta para crear un municipio mejor y más seguro para sus ciudadanos, en definitiva, un municipio de futuro?

FRANCISCO JÓDAR: Desde el primer momento tuvimos claro que el objetivo, tras tanto sufrimiento, no podía ser únicamente reconstruir lo perdido. Teníamos que crear una ciudad mejor y desde la experiencia, estar más preparados para afrontar cualquier problema que pudiera originarse en el futuro. No podemos prever un movimiento sísmico, pero lo que sí podemos es estar preparados para afrontarlo. Y Lorca tiene que ser, sí o sí, un referente en esta cuestión.

 

I-A: En el aspecto urbanístico, ¿por qué hoy Lorca es una ciudad mejor en cuando a parámetros de seguridad?

F.J: Las normativas en edifición marcan unos parámetros de seguridad. Los edificios que ahora se reconstruyen no solo los cumplen, como es lógico, sino que los superan ampliamente. Desde la experiencia estamos construyendo edificios más seguros, más fuertes, con mejores servicios. Del mismo modo, en los arreglos de viviendas dañadas por los terremotos ha primado en todo momento mejorar su seguridad.

Ahora estamos más preparados para afrontar cualquier movimiento telúrico y queremos ser un ejemplo a nivel internacional en cuanto a calidad y seguridad en materia urbanística

 

I-A: ¿Se ha incorporado también la eficiencia energética y accesibilidad a la rutina urbanística de la localidad?

F.J: Como decía, no nos conformamos con reconstruir lo perdido; tenemos que ser mejores, haciendo de la necesidad virtud. Los nuevos edicifios cuentan con servicios de los que no disponían los antiguos: garajes, bajos o ascensores. Pero también son edificaciones inteligentes y modernas, eficientes, que aprovechan mejor los recursos naturales y que respetan el medio ambiente, repercutiendo además en un menor coste de mantenimiento. Del mismo modo, se trata de edificios plenamente accesibles y, por tanto, mucho más cómodos para todos los vecinos y usuarios sin excepción.

 

I-A: Pero de nada sirve tener edificaciones inteligentes si el contexto no lo es también. ¿Cómo han impulsado su proceso de renovación urbana?

F.J: Gracias al compromiso de la Comunidad Autónoma, estamos desarrollando un proceso de renovación urbana único a nivel nacional con el que actuamos en aquellos barrios que más daños sufrieron a consecuencia de los terremotos. A través de las renovaciones urbanas se moderniza una barriada al completo, poniendo especial énfasis en los servicios y, cómo no, en la eficiencia y en la accesibilidad. Se generan espacios más amables visualmente, con más recursos para los vecinos, se potencia el urbanismo comercial, se renuevan todas las conducciones y servicios, lo que no se ve, lo que va por debajo, y se crean los mecanismos necesarios para que cualquier tipo de avería o rotura en los servicios de agua, luz o telecomunicaciones puedan ser reparados de inmediato, además de realizarse de manera eficiente. Cuando las distintas regeneraciones y renovaciones finalicen, Lorca habrá cambiado totalmente su fisonomía y su calidad urbana para convertirse en un referente para las ciudades inteligentes.

 

I-A: ¿Ocupa la iluminación inteligente un papel relevante en la reconstrucción?

F.J: Hemos apostado por una iluminación de menor consumo y menor contaminación lumínica en la que adquiere protagonismo la tecnología led de última vanguardia. Pero también en su gestión hemos incorporado parámetros de inteligencia que nos permitirán secuenciar la iluminación en horario e intensidad, pudiendo actuar en tiempo real en cuanto a las necesidades lumínicas o incluso establecer distinta iluminación según las necesidad de tráfico, de los vecinos, en épocas festivas, etc. No se trata de introducir mejoras porque sí, sino aprovechar todas las herramientas existentes en el campo de las nuevas tecnologías para volcarlas en la gestión diaria, repercutiendo en el beneficio colectivo.

 

I-A: ¿Y la movilidad sostenible, interconexiones…?

F.J: Lorca presentaba un obsoleto mapa de conexiones que además daba excesivo protagonismo a las vías que cruzan de manera transversal la ciudad. Ahora, mediante las renovaciones urbanas, vamos a modernizar el mismo para alcanzar la eficiencia. Estamos fomentando la interconexión entre distintos barrios, que nos permitirá descargar de tráfico las arterias principales y acortar los desplazamientos, tanto a pie como en coche, lo que repercutirá en un descenso de las emisiones nocivas. También apostamos por la creación de carriles bici que permitirán el fomento del uso de la bicicleta en los desplazamientos así como espacios verdes encaminados a convertirse en pulmones para la ciudad. Del mismo modo ampliamos las aceras para que el peatón pueda caminar más cómodamente y disfrutar de su desplazamiento. Todo ello se une a la inminente a la creación de grandes infraestructuras de circulación periférica como el vial de los Barrios Altos o la Ronda Central, que nos permitirán aligerar el tráfico rodado en el centro para agilizar los desplazamientos y otorgarle mayor protagonismo al peatón.

RESILIENCIA

I-A: ¿Qué es el Plan SISMILOR?

F.J: Tras sufrir una tragedia no podemos quedarnos solo en el plano de la reconstrucción. Hay que aprender la lección y utilizar las enseñanzas para mejorar en la respuesta ante una catástrofe. En definitiva, tenemos que aumentar la resiliciencia de las ciudades, es decir, mejorar la capacidad para superar cualquier catástrofe y aprovechar los recursos disponibles para ser mejores en la atención. En Lorca hemos aprendido la lección hasta el punto de haber creado desde 2011 distintos mecanismos y líneas de trabajo que constituyen un manual valiosísimo sobre cómo actuar ante una emergencia de envergadura.

Hemos desarrollado el primer plan local frente a riesgo sísmico de la Región de Murcia: el Plan Sismilor. Para elaborarlo hemos tenido en cuenta la experiencia adquirida y los estudios realizados tras los seísmos

Así, Sismilor permite tomar medidas más eficaces en prevención, preparación, alerta, organización de la respuesta y posterior rehabilitación y reconstrucción de los daños sufridos. Es, en definitiva, una guía elaborada desde la experiencia y que busca, sobre todo, ser útil.

 

I-A: Un Plan así está muy bien pero ¿y la comunicación del mismo? ¿De qué modo consiguen que llegue a la población?

F.J: Si elaboramos un plan excelente y este se queda varado en un cajón, no valdrá para nads. Si realmente queremos que se convierta en una herramienta útil es absolutamente necesario que lo demos a conocer. Desde el Ayuntamiento de Lorca emprendimos una campaña que nos llevó a los centros educativos y espacios vecinales, así como a la formación de colectivos sociales, culturales, femeninos, juveniles y a miles de ciudadanos. El objetivo era, ni más ni menos, que estuvieran preparados y supieran actuar en el caso de que se produjera una catástrofe. Nuestra intención es que la campaña de formación siga repitiéndose de manera periódica para recordar, actualizar y ampliar contenidos, sumando también a nuevos receptores de la información.

 

I-A: ¿Qué papel juegan las Nuevas Tecnologías, en concreto la herramienta SGE 2.0.?

F.J: Las nuevas tecnologías, por su utilidad y por los beneficios que generan, pueden ser utilizadas con éxito en la respuesta ante una tragedia de cualquier tipo. En Lorca, gracias al trabajo de un grupo multidisciplinar integrado por algunos de los voluntarios que participaron en la gestión de la crisis, se ha volcado la experiencia adquirida para crear una aplicación que permite gestionar la post-emergencia y que tiene por nombre SGE 2.0. Este sistema utiliza todas las herramientas informáticas disponibles para generar un dispositivo tecnológico de control y gestión que permite evaluar daños y riesgos, establecer puntos de asistencia e información al ciudadano, determinar las áreas afectadas, estado de las redes de saneamiento con sus roturas y cortes, requerir la atención sanitaria móvil, plasmar estado de los edificios, etc. Desde una tablet y a través de la aplicación se puede realizar una panorámica de la situación a tiempo real, diagnosticando la magnitud de los daños y agilizando la resolución óptima y eficiente de los problemas que surjan. En septiembre de 2012 Lorca sufrió unas terribles inundaciones. Pues bien, demostramos que habíamos aprendido la lección y empleamos la experiencia recabada y también esta herramienta para que la gestión de la crisis fuera eficiente y dinámica. Y tengo que reconocer que dentro de una situación tan difícil, logramos conseguir el objetivo.

 

I.A: ¿Cuáles han sido las principales conclusiones a su juicio, de la Jornada Lorca Resiliente, celebrada recientemente?

F.J: El pasado mes de noviembre celebramos unas jornadas que, bajo el nombre de “Lorca Resiliente”, pretendían poner en común todas las lecciones aprendidas de la gestión de la crisis de los terremotos. Fueron unas jornadas de gran utilidad de las que extrajimos tres grandes enseñanzas que forman parte ya de nuestra hoja de ruta para seguir consolidándonos como ciudad resiliente. En primer lugar, la importancia da aprovechar las nuevas tecnologías para la coordinación y resolución de problemáticas.

En segundo lugar, la intensificación de la formación continua, tanto la destinada a los profesionales como a la ciudadanía en general; una formación que tiene que incidir en la prevención y en las medidas de autoprotección. En tercer lugar, tenemos que conseguir que la investigación científica proporcione un corpus actualizado y eficiente que permita diagnosticar las amenazas y mejorar la prevención. Pero además hay un último punto que quiero añadir y que considero insustituible para la construcción de ciudades inteligentes: el caudal humano. Solo teniendo en cuenta a las personas se podrá construir una ciudad inteligente, pero, al mismo tiempo, esta solo se puede construir desde el trabajo colectivo de las personas.

Agradecemos mucho la participación de Sr. Jódar en nuestro Apartado Entrevistas, para transmitirnos cómo se ha sobrepuesto Lorca al desastre, consiguiendo resurgir con más fuerza que nunca.

Entrevista realizada por Susana Cegarra (@CegarraSusana