← Volver

Entrevista a ANTONIO SÁNCHEZ ZAPLANA

SMART CITIES & URBAN INNOVATION EXPERT

Compartimos hoy con vosotros la entrevista realizada recientemente a nuestro Coordinador del Área Smart Cities, Antonio Sánchez Zaplana (@aszapla), desde Smart City Valladolid y Palencia.

 

 

Entrevistamos a Antonio Sánchez Zaplana, Jefe de Área de Tecnología de Aguas de Alicante e Hidraqua y coordinador del área de Smart Cities de la plataforma social www.i-ambiente.es. 

 

Una ciudad inteligente es una ciudad que hace felices a sus ciudadanos”



El pasado 19 de febrero, en el marco del Laboratorio Ciudadano de la Innovación que promueve el Ayuntamiento de Valladolid, se celebró el III Café SmartCitizen, actividad destinada a los llamados "ciudadanos inteligentes" o "SmartCitizens", los protagonistas de las Smart Cities por su compromiso con la mejora del entorno gracias a las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

El Café SmartCitizen reúne a ciudadanos interesados en los conceptos smart para conversar sobre un tema propuesto previamente, en formato abierto y con la ayuda de un moderador.

En está ocasión, el ponente principal fue Antonio Sánchez Zaplana, experto en "SmartWater" (gestión del agua en SmartCities) y co-fundador del portal www.i-ambiente.es.


¿Cómo define una Smart City?

 

Buena pregunta para empezar. No existe una definición consensuada de qué es una Ciudad Inteligente o “Smart City”. Hay definiciones más orientadas a la tecnología, como la que hace el informe “Mapping Smart Cities in the EU” realizado por el Comité de Energía, Desarrollo e Industria del Parlamento Europeo:


"Una Smart City es una ciudad en busca de abordar los asuntos públicos a través de soluciones basadas en las Tecnologías de Información y Comunicación sobre la base de una asociación multi-stakeholder en el entorno urbano".

El Grupo Técnico de Normalización 178 de AENOR ha propuesto una definición más amplia pero en esa misma tesitura. Últimamente, estas definiciones están ampliándose a otros conceptos como los siguientes:

"La inteligencia de una ciudad es la inteligencia de sus ciudadanos”.

“Una ciudad inteligente se basa en pensar en los ciudadanos”.

A pesar de ser yo un “tecnólogo” (venido a menos), y estar en cierta manera de acuerdo con estas definiciones, yo creo que la definición debe ampliarse a otros aspectos. Según mi propia definición:

“Una ciudad inteligente es una ciudad que hace felices a sus ciudadanos.”

Sencilla y llanamente, hace un tiempo me hice la pregunta si las ciudades inteligentes eran ciudades felices e investigué qué hace una ciudad feliz según los índices mundiales de felicidad. Por ejemplo, hay diferentes estudios científicos que indican que a mayor área verde en una ciudad, mejor salud mental, jugar en áreas verdes reduce la ansiedad en los niños o a menos verde más delincuencia. ¿Tienen que ver con las tecnologías de la información las zonas verdes? No directamente.


¿Qué supone el concepto Smart City para el ciudadano de a pie?


Pues quizás lo primero es que actualmente ha habido un cambio de actitud, cualquier actuación que se hace por parte de las administraciones o las empresas se piensa en cuál es el impacto en el ciudadano o cuál va a ser su repercusión “social” de la misma.

Vivimos en un mundo acelerado, donde el tiempo de difusión de la información y la duración de la información es efímera. Ese es el gran reto al que nos enfrentamos en la sociedad actual del conocimiento. Nunca había habido tal cantidad de maneras y medios de poder impulsar la participación ciudadana dentro de la toma de decisiones o en la mejora continua del servicio hacia los mismos. Sin embargo, “ordenar” algo que en sí nace basado en el multilateralismo y la inmediatez, como son las redes sociales, es muy difícil. Hay quien dice, con razón, que no se puede gobernar desde el timeline de una red social en los cinco minutos siguientes, pero el mundo va a una velocidad de vértigo.

Para mí, con las nuevas ciudades los ciudadanos ganaremos en una gestión eficiente y transparente de los servicios y recursos, las nuevas herramientas y espacios de interacción entre personas, colectivos e instituciones, y el uso e integración de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

¿Cuáles son los referentes a nivel español y mundial en cuanto al concepto Smart City?


Como primer concepto, para mi una Smart City no es un “Ayuntamiento Smart”. Las ciudades no son una suma de sectores; al contrario, constituyen sistemas complejos e interdependientes de cuya dinámica depende la calidad de vida de las personas y buena parte de la economía local. Para resolver los retos de las ciudades es fundamental entender cómo funcionan éstas.

Es indudable que las ciudades inteligentes constituyen un fenómeno cuyo crecimiento se está viendo considerablemente acelerado en los últimos años (¿qué responsable político quiere que su ciudad sea “tonta”?).

En este sentido, España es, hoy por hoy, uno de los países a la cabeza de dicho movimiento, con la RECI (Red Española de Ciudades Inteligentes), referente no solo a nivel europeo sino a nivel mundial. Por ejemplo, desde EEUU envidian el modelo de la RECI, donde diferentes ciudades sin importar el color político de sus partidos comparten conocimientos, experiencias de futuro y retos.

En cuanto a ciudades, algunas como Barcelona, Santander, Málaga o la propia Valladolidson referente mundial gracias al magnífico trabajo realizado por sus administraciones, empresas y ciudadanos, y una elaborada estrategia de ciudad y diplomacia urbana internacional, que ha hecho que sean situadas en un mapa mundial de la innovación.

El ecosistema innovador creado en Castilla-León con uno de los epicentros en Valladolid entre instituciones, empresas y ciudadanos es envidiable por cualquiera: ejemplos como la propia Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid , la gestión eficiente público-privada que se hace del medioambiente y agua, Cylicon Valley, el Vallahackathon, la asociación SmartCity VyP, el Laboratorio de Investigación Digital bit_LAV, el Scratch Team de la UVa, las celebraciones del TEDx Valladolid, etc. 



¿Cuáles son las asignaturas pendientes en España?

 

Mejora de la eficacia y eficiencia de las administraciones en la prestación de los servicios públicos a través del uso de las tecnologías innovadoras, no solo en los servicios propios sino también en aquellos en los que se hace la gestión delegada de la misma.

Para ello, todos los procesos de contratación pública deben modernizarse (Contratación Pública Smart) y adaptarse a la nueva realidad donde no es posible definir estándares tecnológicos a tan largo plazo o con tanta seguridad como exige la legislación actual.

Debemos mejorar los sistemas de Gobernanza del sistema de Smart Cities, ya que muchas iniciativas parece que se están realizando sin un objetivo claro final y no se está midiendo su impacto real en la ciudad.

Y por último, a pesar del éxito de la RECI, creo que se debe cooperar mucho más entre ciudades españolas para competir en el mundo global. Cada ciudad tiene sus propios retos e intentar resolverlos de la mejor manera conocida.



¿Cuáles son los sectores más propicios para implementar el concepto smart?

 

Citando de nuevo el informe “Mapping Smart Cities in the EU”, se considera que una ciudad es Inteligente si tiene al menos una iniciativa que aborde una o más de las siguientes características: Smart Economy, Smart People, Smart Mobility, Smart Environment, Smart Governance y Smart Living.

Todo “Smart” de nuevo. ¿Pero qué significa todo esto desde mi punto de vista?
La calidad de vida entendida como todo un conjunto de ámbitos que nos rodean: calidad del aire, cantidad y calidad de agua premiando su uso sostenible, producción y distribución energética dentro de las ciudades, eficiencia energética con iluminación sostenible en durabilidad y calidad, movilidad sostenible con equilibrio entre tráfico a motor rodado eléctrico o híbrido/trafico impulsado por personas/transporte público eficiente, salud cercada y servicios orientados al envejecimiento progresivo de la población, habitabilidad urbana con edificabilidad más integrada en el entorno, “pulmones verdes y sociales” en las ciudades mediante parques/jardines/huertos urbanos donde compartir actividades al aire libre, residuos urbanos reutilizables y muchos más ámbitos.
La planificación urbana debe cambiar a cómo se realiza actualmente para poder incluir todos estos aspectos, ya que cada uno de los retos influye en el resto, y no se pueden tomar decisiones sin saber en qué se afectan entre ellos.

Un ejemplo de planificación urbana inteligente, en Alicante (mi ciudad natal), se ha construido el primer parque urbano inundable de Europa. En tiempo seco, la función es un parque donde las familias pueden disfrutar de un paseo agradable. Y en tiempo de lluvia, ejerce de depósito donde se recoge el agua de lluvia de los alrededores del parque. Así, ese agua almacenada se puede reutilizar para otros usos como el baldeo de calles, riego de parques y jardines, etc. 



¿Considera que las Smart Cities están suficientemente valoradas y desarrolladas en España? ¿En qué habría que incidir para mejorar su desarrollo?

 

Pues no, en España no son suficientemente valoradas. Creo que la construcción de las Smart Cities irá adecuándose a las necesidades de la sociedad, ya que sin los ciudadanos algunas soluciones serán meros pilotos tecnológicos que dejarán de funcionar en cuanto se acaba el incentivo a la inversión.

Actualmente, ya existen tendencias que hablan de incluir dentro de las Ciudades Inteligentes tanto la Innovación Urbana la Innovación Social. Conceptos como la co-creación (sharing-economy) donde quizás se reflejan mejor el concepto humano más que el concepto tecnológico de las ciudades del futuro.

Leía un artículo hace poco de varios estudios científicos donde se hablaba que las ciudades tienen una “memoria colectiva” de unos 25 años. Por lo tanto, cualquier acción que se produce en una ciudad tiene relación con hechos pasados. Esto quiere decir que ahora mismo no somos conscientes de los cambios que estamos introduciendo en las dinámicas de las ciudades.

Y para acabar, como dice el refrán español: “Los tontos hablan del pasado, los sabios del presente y los locos del futuro”.

 

Entrevista publicada originalmente en smartcityvyp.es/