The urbanpreneur spiral: 3 fuerzas convergentes que conducen el emprendimiento en las ciudades

Urbanización, colaboración y democratización están creando centros de innovación en nuestras ciudades como nunca antes


Artículo publicado originalmente en Fast Co Exist por Boyd Cohen

Traducción: José Ramón Narejos

 

En los últimos años, he sido testigo de una indudable revolución urbana en el mundo empresarial. Las primeras investigaciones de los ecosistemas empresariales suponen que la red de agentes que contribuyen a la actividad empresarial se basan en lo regional. Esto no es de extrañar, dado que Silicon Valley ha sido el faro de luz para los agentes de desarrollo económico de todo el mundo que pretenden "replicar" un ecosistema empresarial vibrante en sus jurisdicciones

Creo que esta ambición puede ser temeraria en muchos niveles. En primer lugar, Silicon Valley se desarrolló de una manera muy singular, muy cerca de la Universidad de Stanford y con el crecimiento temprano del mercado de semiconductores, y con Hewlett Packard's emergiendo en la región. 


En Silicon Valley no todo es realmente como lo pintan, sobre todo desde el punto de vista de la calidad urbana

 

Esto es parte de una serie de artículos basados en el libro "The emergence of the urban empreneur", de Boyd Cohen y Pablo Muñoz, con un prólogo de Richard Florida. Será publicado en mayo

 

Es decir, es imposible reproducir un ecosistema empresarial igual en otra región del mundo, porque cada ecosistema evoluciona a su manera, con su propio conjunto de actores y secuenciando lo que es difícil o imposible de controlar.  Por otra parte, y esto se quiere decir sin ofender a nadie de los queviven o trabajan en Silicon Valley, pero no todo es realmente como lo pintan, sobre todo desde el punto de vista de la calidad urbana.

Silicon Valley está hecha a partir de la expansión, con edificios monolíticos de almacenamiento en un entorno muy dependiente del automóvil. Esto ya no es visto como un entorno atractivo por las startups, tampoco por sus fundadores o sus futuros empleados.

Richard Florida ha estado documentando, entre otras cosas, la migración de las inversiones de capital de riesgo desde los parques tecnológicos suburbanos hacia las áreas urbanas. De hecho, este mismo fenómeno se produce en el Área de la Bahía de San Francisco: las empresas tecnológicas que tenían sede en Silicon Valley, como Twitter, han ido emigrando a San Francisco. El trabajo reciente de Florida ha descubierto que, en realidad, hay una mayor inversión de capital de riesgo en San Francisco que en Silicon Valley.

Los tres elementos de la "espiral urbanpreneur" interactúan de una manera que se crea un círculo de apoyo para los ecosistemas emprendedores urbanos.

El espíritu empresarial es, cada vez más, un fenómeno urbano. Hay tres factores que están creando lo que llamo la "Urbanpreneur Spiral"

 

 

 

URBANIZACIÓN

 

La urbanización de la población mundial es un tren de carga imparable. Pero esto para los emprendedores significa que aún no ha sido explorada. Naturalmente, si más de la población del mundo está en las zonas urbanas, podríamos asumir más empresarios estarán en ciudades. Pero la urbanización significa algo más que más personas y empresarios viviendo en las ciudades. 

La urbanización trae consigo enormes retos para las ciudades. Las personas se están moviendo a los núcleos urbanos porque creen que hay más oportunidades y una mejor calidad de vida para ellos y sus familias. Sin embargo, muchas ciudades de todo el mundo continúan luchando para satisfacer las crecientes expectativas de las masas, como el transporte público y la infraestructura de transporte, vivienda, trabajo, alimentación, el acceso a los espacios verdes, el aire limpio, y así sucesivamente.

Una nueva generación de empresarios cívicos que tratan de resolver los desafíos de la calidad de vida en las ciudades

 

Mientras que esto supone una carga agregada para los gobiernos locales, también ha dado lugar a una nueva generación de empresarios cívicos que tratan de resolver los desafíos de la calidad de vida en las ciudades con modelos de negocio híbridos y con fines de lucro. 

 

 

COLABORACIÓN

 

A medida que los empresarios y las empresas tratan de ayudar a los gobiernos locales a innovar y satisfacer las necesidades de sus poblaciones en crecimiento, están surgiendo nuevos tipos de colaboraciones. En algunas ciudades, estamos viendo la presencia de algo a lo que yo me refiero como asociaciones 5P  (public-private-people-professor partnerships), a partir de las que se crean consorcios donde los actores locales e internacionales se dan cita en la esperanza de crear soluciones win-win a los problemas locales y globales. 

Por ejemplo, Ámsterdam ha lanzado recientemente el Instituto AMS, que se compone de varias universidades locales (con el apoyo del MIT); múltiples empresas locales, nacionales y multinacionales; el gobierno de la ciudad; y por supuesto nuevos estudiantes de la población para co-crear soluciones a los retos de la sostenibilidad en las áreas de los sistemas urbanos de alimentos, la energía, los edificios y el agua. La esperanza es utilizar la ciudad como un laboratorio viviente para probar nuevos conceptos,  y aquellos que se puedan validar localmente, será exportados a otras ciudades. Es de esperar que Instituto AMS se convertirá no sólo como un mecanismo para la solución de los problemas locales, sino también en un apoyo al desarrollo económico local y para las startups. 

Las ciudades se están convirtiendo en focos para la economía colaborativa

La aparición de modelos de negocio colaborativos son. en gran medida, un fenómeno urbano

 

Por supuesto, la colaboración no sólo trata sobre las nuevas formas de asociación, sino también sobre el surgimiento de la economía colaborativa. Tal y como documentan mis colegas Duncan McLaren y Julian Agyeman en su nuevo libro, "Sharing Cities", la aparición de modelos de negocio colaborativos son. en gran medida, un fenómeno urbano. Debido a la densidad en las ciudades, y la mayor penetración de Internet y de los teléfonos inteligentes, las ciudades se están convirtiendo en focos para la economía colaborativa. 

Los ejemplos más obvios son los de los emprendedores urbanos focalizados en la movilidad compartida, como el coche compartido y las bicicletas públicas. Estas soluciones colaborativas son naturalmente urbanas y tratan de resolver los problemas de tránsito en las ciudades, pero, en general, la mayoría de los modelos de negocio emergentes que van desde el intercambio de alimentos hasta generación de energía renovable y el consumo colaborativo son decididamente urbanos

En mi opinión, estamos sólo al principio del desarrollo de modelos de negocio de distribución urbana, sin embargo, ya estamos luchando con la forma de regular estos modelos y con la forma de fomentar el intercambio consistente, siempre teniendo en cuenta las necesidades de sus ciudadanos y las de los lejanos inversores y fundadores.

Recientemente cofundé una aceleradora para startups de economía colaborativa responsables con sede en Barcelona. Nos hemos asociado con el gobierno de la ciudad para ayudar a la proyección de las nuevas empresas alineadas con los objetivos de la ciudad, así como para ayudar al gobierno a identificar los enfoques normativos que garanticen a las nuevas empresas poder mantenerse en el camino.

 

DEMOCRATIZACIÓN

 

La idea de que la tecnología y las herramientas de innovación están democratizadas no es nueva. Sin embargo, el incremento de la democratización en el emprendimiento está apoyando aún más las iniciativas emprendedoras en el mundo urbano. 

Hoy en día, los aspirantes a empresarios pueden aprovechar el software de código abierto, aprovechar las tecnologías web virtuales, el acceso a laboratorios geniales para pruebas y la creación de objetos creados con impresoras 3D de forma gratuita en sus propias comunidades, espacios de apalancamiento de coworking, así como participar en eventos regulares en sus comunidades para construir conocimiento y redes con el fin de poner en marcha nuevas ideas más rápido y más barato que nunca. 

La democratización no sólo hace que las herramientas de innovación sean más accesibles a los empresarios más potenciales, sino que también ha reducido la dependencia de capital riesgo

Aunque prácticamente todos los agentes de desarrollo económico local que conozco continúan centrados en cómo atraer más capital riesgo (y tal vez "replicar" a Sillicon Valley), creo que la innovación y el emprendimiento es ahora menos dependiente del capital riesgo que lo que solía ser. Ahora es mucho más barato desarrollar, probar y lanzar nuevas ideas aprovechando la multitud (crowdlending, crowdfunding) para validar y escalar nuevos proyectos. 

 

El futuro del emprendimiento en las ciudades es brillante. En mi opinión, todos los emprendedores, emprendedores de base tecnológica, emprendedores cívicos y emprendedores urbanos independientes contribuirán a dar forma al futuro de la sostenibilidad y la vitalidad económica de las ciudades

 

Por supuesto, los tres elementos de la "espiral urbanpreneur" interactúan de una manera que se crea un círculo de apoyo para los ecosistemas emprendedores urbanos.

Los centros de innovación han estado apoyando a los emprendedores urbanos con la creación de recursos compartidos para la creciente masas empresarial. Barcelona fue pionera cuando lanzó el 22@ innovation district en el año 2000. La agencia de emprendimiento en la ciudad Barcelona Activa cuenta con decenas de actividades y espacio físico para apoyar a los emprendedores y aceleradoras de la ciudad (o aquellos/as que decidad migrar allí).

Hoy existen centros de innovación en Buenos Aires, Medellin, y Boston, entre otras muchas ciudades. Debido al éxito del proyecto de Boston , la ciudad está explorando formas de descentralizar el concepto de centro de la innovación para tener distritos de innovación en los barrios de toda la ciudad. 

El futuro del emprendimiento en las ciudades es brillante. En mi opinión, todos los emprendedores, emprendedores de base tecnológica, emprendedores cívicos y emprendedores urbanos independientes contribuirán a dar forma al futuro de la sostenibilidad y la vitalidad económica de las ciudades.