#Urbanismo táctico: reinventando la #Ciudad

Mientras que numerosas ciudades deben afrontar restricciones presupuestarias importantes, vemos emerger por todas partes en el mundo iniciativas locales, comunitarias buscando dinamizar los espacios públicos re-apropiándoselos. El urbanismo táctico o acupuntura urbana es una de las caras de la transformación de la ciudad a principios de este siglo XXI. Hablemos entonces sobre un fenómeno emblemático.

Foto Carlos Moreno

 

Comprender el urbanismo táctico

 

Debiendo  hacer frente a desafios múltiples y complejos, la ciudad se transforma por todas partes en el mundo. En paralelo a las reflexiones llevadas por los actores y los especialistas del sector urbano, se desarrollan a nivel local  experimentos apasionantes, llevados a cabo por los habitantes y, en ciertos casos, en colaboración con las autoridades municipales. Estos proyectos de distinta naturaleza son muestra de que la renovación urbana está inventándose ante nuestros ojos y que tiene como elementos clave  las inicitaivas de participacion ciudadana enn torno a la innovación social, las nuevas tecnologías y el compartir, para mejorar condiciones concretas de vida.

Muchas de estas iniciativas  las podemos reagrupar bajo el calificativo de   "urbanismo táctico". Creado en 2005 en San Francisco por el Colectivo Rebar, el urbanismo táctico luego fue teorizado por el urbanista americano Mike Lydon. Se basa en tres principios: la intervención en pequeña escala, el corto término y la frugalidad. Distintos por esencia respecto a los grandes proyectos de organizacion urbana, llevados por los ayuntamientos y a menudo desconectados de ellos, estos proyectos les permiten a los habitantes y usuarios de un barrio ser el motor de proposiciónes,  implicarse en su lugar y entorno de vida y apropiarse igualmente del espacio público. Ellos aceleran los procesos de transformación de la ciudad porque permiten multiplicar los experimentos, disponer rápidamente  de retornos de experiencia manteniendo al mismo tiempo la movilización.

En sus inicios mayoritariamente anglosajones, el urbanismo táctico es asociado tambien frecuentemente con la noción de "acupuntura urbana". Ambas nociones se inscriben en la perspectiva de una ciudad  "ágil", "ingeniosa", "sagaz " o  "frugal", capaz de evolucionar y de adaptarse con respecto a las necesidades, muy diferente del concepto tecnocéntrico de la smartcity tecnológica y globalizante.

Este concepto promovido a nivel internacional entra perfectamente en  el marco de aquellos que promovemos la ciudad viva, humana, adaptativa y sensible, y constituye un ejemplo mayor de esta smart city humana para  todos.

Zoom sobre la acupuntura urbana

 

La acupuntura urbana presenta similitudes con el concepto del urbanismo táctico. Asimilando la ciudad a un organismo vivo, se trata de combinar una acción de transformación urbanística a pequeña escala, con una accion frugal y en relación con la movilización colectiva buscando ejes fuertes que puedan ser igualmente por efecto de emulacion propagados a la escala de la ciudad más tarde. El arquitecto y sociólogo finlandés Marco Casagrande inició esta visión con vistas a privilegiar proyectos urbanísticos de tamaño humano con relación a los grandes programas.

Esta accion creadora también pretende desarrollar un urbanismo local, por lo que se considera como  "táctico", y que busca ser al mismo tiempo fluido y adaptativo con relación al entorno que lo rodea. Se trata asi de contribuir a crear un ecosistema creativo para movilizar sinergias.

La voluntad pionera del antiguo alcalde de Curitiba en Brasil, Jaime Lerne, que exploró esta vía como una respuesta posible frente a los desafios urbanos contemporáneos, se ha constituido en una importante referencia a nivel internacional:

«Creo que la "magia" de la medicina puede y debería ser aplicada sobre las ciudades, quienes como muchos están enfermas y algunas en fase terminal. Así como la medicina necesita la interacción entre el médico y su paciente, en la planificación urbana, es tambien necesario hacer reaccionar la ciudad; dando un empujón a ciertas zonas para ayudar a la curación, mejorar y crear una reacción en cadena. Es indispensable iniciar intervenciones revitalisantes para hacer funcionar el organismo de manera diferente », explicó.

La micro-arquitectura, engendrada por "la acupuntura urbana" , pasa también por la intervención de ciudadanos activistas, un componente esencial. En México, en Chile, en Colombia y en Perú, con inciativas como « Un Techo Para Mi País » en más de 18 países, una movilización masiva ha permitido crear y desarrollar programas muy importantes, que han hecho posible la transformación de tugurios y zonas de miseria urbana en verdaderas casas, zonas barriales y espacions publicos. Gracias a este activismo y hacktivisme de nueva generación, construcciones expresando la miseria de la vida de la ciudad son transformadas por la mezcla y energia compartida entre los habitantes y los hacktivistes, que trabajan juntos para una transformación concreta de las condiciones de vida.

Nacida en Chile en 1997, esta organización latinoamericana tomó desde 2012 un largo alcance con activistas voluntarios que se han movilizado, hoy en dia día más de 700.000, para trabajar alrededor de programas concretos de «acupuntura urbana». Su radio de acción está principalmente en las zonas marginales urbanas, sus cinturones de miseria, con una gran originalidad en la forma del compromiso de jovenes, la promoción por las redes sociales y la utilización de los medios de comunicación sociales como palanca para promover la identidad territorial y la particpacion ciudadana con actos locales concretos y transformadores. Hoy iniciativas múltiples florecen en el mundo con esa mezcla de activismo y de estructuras para institucionales.

Foto Carlos Moreno

 

Unos ejemplos de proyectos

 

Con el fin de limitar la presencia de los autos en los espacios públicos, el colectivo Rebar lanzó en 2005 en San Francisco el concepto de  "Parklet", una disposición temporal de un sitio de aparcamiento de coches. Concebido para ser el más acogedor posible (asociando por ejemplo bosques, vegetales y bancos para acoger a los transeúntes), el parklet dio origen al movimiento Parking Day, que invita a todos los ciudadanos del mundo a reapropiarse de las plazas de estacionamiento exterior durante unos o dos días. En 2010, dándose cuenta el interés del paso, el ayuntamiento de San Francisco instauró por otra parte el programa  "From Pavements to Parks" que ya permitió volver a recuperar unos cincuenta espacios. Móviles o fijos, permanentes o temporales, sobre el dominio público o privado, la principal característica de estos espacios es su modularidad.

En  Nueva York, «DoTan, un colectivo urbano implantado en Brooklyn  llevó acciones entre 2009 y 2011, lanzando el concepto de Chair Bombing. La idea: invitar a los habitantes de un barrio a producir sillas a partir de materiales de recuperación con el fin de colocarlas en el espacio público para mejorar la comodidad, suscitar encuentros y reforzar el sentimiento de pertenencia. Las sillas han sido colocadas en lugares con déficit de mobiliario urbano: aceras delante de los cafés, las paradas de transporte sin asientos. Una accion que puede ser duplicada en el momento de las primeras fases de reorganizacion de espacios públicos: el público desplaza las sillas a su gusto, lo que permite identificar los lugares que van a ser objeto de una apropiación por los habitantes. En un segundo tiempo, el contratista adjudicado puede así instalar el mobiliario definitivo.

El programa «Transforma tu ciudad» del Centro de Ecología Urbana de Montréal (CEUM) invita en cuanto a él a los habitantes de la ciudad a hacerse cargo de la disposición de una pequeña porción de espacio público: callejón, acera, etc Los habitantes transmiten su proyecto al CEUM que los acompaña luego en las diversas etapas de realización, una vez se obtiene la validación técnica y jurídica del proyecto  ante los servicios municipales concernidos. Una subvención de 500 dólares es atribuida por proyecto, y el resto a cargo del proyecto mismo. Huerta urbana, área de juegos, arte público,… etc. La diversidad de las iniciativas es alentadora y revela el potencial del paso para todas las ciudades del mundo.

Las virtudes de una accion bottom-up

 

Lo vemos, el potencial de esta accion es enorme, a la altura de las esperanzas de los ciudadanos que reivindican hoy participar, implicandose en la elaboración de programas urbanos y en la mejora de su marco de vida, apoyándose tambien en el poder ubiquitario de las herramientas digitales y tecnológicas. Esta tendencia encarna un movimiento de fondo y  que sin duda va aumentar, florecer y prosperar en los años venideros.

Estas iniciativas son llevadas por comunidades sociales, muy a menudo marginales, en las que el encuentro con los activistas urbanos, socialmente innovadores, hace nacer un capital social y cultural común dando lugar a lazos recíprocos de confianza para contribuir a la mejora de la vida.

Interesantes en sus resultados, no hay que olvidar que estos proyectos son  prácticas movilizadoras que deben también encontrar ecos atentos y creativos de los poderes públicos en el seno de ciudad prolongándolos y completándolos.

Estas iniciativas ciudadanas no pueden reemplazar una accion municipal estructurada pero representan un yacimiento significativo de profundizacion en la conciencia y la ejemplaridad, frente a los desafios económicos, sociales, cultural, medioambiental y de resiliencia que deben afrontar hoy las ciudades.