Todos piden prisa al #5G y no lo necesitamos…¡aún!

La primera versión comercial del 5G deberá surgir solamente en 2020, todavía, ya son inmensas las pesquisas, desenvolvimientos y posicionamientos por parte de los mayores industriales del sector. La intención es obvia, no perder el tren de esta nueva generación de transmisión de datos en banda ancha sin cables. El 5G, cuando sea implementado, “será una nueva realidad”, porque aunque estamos viendo muchos avances tecnológicos en las redes LTE actuales, “hay un nuevo mundo en busca de una oportunidad”, afirma Yang Chaobin, CMO del departamento de las redes wireless de la Huawei. El gigante chino está incentivando de forma intensa, junto de socios globales, incluso europeos, la pesquisa y a posicionarse como uno de los líderes en la infraestructura que el 5G obligatoriamente tendrá que renovar, mismo que en “la mayoría de los casos” sea solamente necesario un mix de intervención software/hardware para hacer la actualización de los actuales sistemas.

En una conferencia de prensa exclusiva, en el ámbito de los LTE World Summit 2015, que aconteció en Ámsterdam y que unió también eventos exclusivamente dedicados a los temas 5G y Coches conectados, la Huawei reveló que hasta 2018 va a invertir cerca de $600 millones en investigación. Un gran valor que demuestra bien la importancia “de esta tecnología que será disruptiva”, afirma el responsable. 

 

IoT y el 5G

 

Es uno de los temas de la actualidad en todas las conferencias tecnológicas. El crecimiento de la Internet de las Cosas, del número de dispositivos conectados y de la necesidad de estandarizar una serie de cosas, entre ellas la infraestructura de la comunicación.

Alain Maloberti, de la Orange, advirtió los operadores para no esperaren por el 5G pero antes abrazaren la IoT. En su presentación, Maloberti mencionó que las redes LTE actualmente existentes pueden perfectamente administrar el tráfico adicional esperado y generado por los objetos conectados.

“Tenemos muchos más objetos diminutos como los sensores y chips, pelo que estamos en busca de una forma de os cubrir eficazmente, con lo menor costo y consumo de energía, con baterías que duren entre 10 hasta 15 años”, explicó. 

Yang Chaobin, de la Huawei piensa lo mismo: “actualmente las redes siguen siendo capaces de suprimir las necesidades de la IoT”, afirma. Según el CMO de la Huwaei, nada garante, ni es líquido, que el 5G sea la rede favorita de la IoT: “es un mundo muy vasto, algunos objetos podrán necesitar de la tecnología de la última generación, otros pueden no ser tan exigentes”, garante.

Así, mientras el mundo habla del 5G, las actuales redes siguen desarrollándose en paralelo, siendo que el 4G ni siquiera llegó a su máximo exponente de penetración en el mercado.

Y el mercado solamente va a pedir el 5G cuando tenga urgencia de atraer el consumidor para una mayor experiencia de utilización, cualidad y rapidez en la entrega de los contenidos y, claro,  precios y oferta de servicio más atractivos.