¿Son las #SmartCities ciudades felices?

Si en el último año tuviera que elegir el “trending topic” de frases pronunciadas por todo tipo de personas que participan en foros dedicados al futuro de las ciudades y las llamadas #smartcities, creo que elegiría ésta (seguida de pausa para respirar):

“Es necesario trasladar el nuevo paradigma de la Smart City a la realidad del ciudadano (sic)”

(Nota al margen.- aconsejo que quien pronuncie esa frase sepreocupe en buscar la palabra “paradigma” en el diccionario de la RAE)

¿Conocen Uds algún Alcalde que no quiera que su ciudad sea Smart? (repítase la frase cambiando Alcalde por responsable regional, nacional, internacional).

¿Conoce Ud algún ciudadano de a pie que sepa qué XXXXXXX es una Smart City y que ruegue a su político o que su ciudad sea Smart? Es una lástima que nuestro querido INE no haga un encuesta para saber cuántos ciudadanos conocen la hoja de ruta para ser una Smart City de su ciudad.

Sin embargo, cambiemos la pregunta: ¿Conoce Ud. a algún ciudadano que no quiera ser feliz y que su ciudad sea un lugar agradable para vivir? (hasta los sufridores de algún conocido equipo de fútbol son felices desde hace unos años).

Siguiendo este razonamiento, me he preguntado a mi mismo:

¿SON LAS #SMARTCITIES CIUDADES FELICES? 

Si tuviera que ahora mismo hacer en Europa un mapa con las ciudades que se quieren convertir en #Smartcities, lo más parecido sería en mapa de las expresiones de compromisos con el organismo de la Comisión Europea “EIP on Smart Cities&Communities” (dejo para otro post comentar qué es el EIP y los “Commitmens”):

Vemos que España con 150 compromisos e Italia con 126 son los países más comprometidos con las ciudades inteligentes.

Según el Happy Planet Index, elaborado por The New Economy Foundation, calculado según la esperanza de vida, la experiencia personal de sentirse bien y la huella ecológica (esto es, una medida per cápita de la cantidad de tierra requerida para sostener los patrones de consumo de un país), en Europa estamos así (España ocupa el puesto 62 del mundo):

 

Las naciones más felices según este índice son Costa Rica y Vietnam, y las menos felices Rusia, Lituania y los UAF.

Cada uno que saque sus conclusiones. España no es el país más feliz aunque tengamos más ciudades inteligentes por metro cuadrado que en toda Europa junta (también ganamos en número de bares por metro cuadrado).

Y ENTONCES, ¿CÓMO HACER UNA CIUDAD FELIZ? 

La conclusión que se extrae del Happy Planet Index es que "los resultados confirman que no vivimos en un planeta feliz, porque ningún país es capaz de combinar con éxito los tres marcadores de una alta esperanza de vida, un alta sensación de bienestar con vivir en un entorno ecológico".

Como es obvio, yo la respuesta no la tengo, tan solo unas pistas de qué funciona:

Parque “La Escultura” © Plataforma Urbana

  • A mayor área verde en una ciudad, mejor salud mental: Un equipo de investigación del European Centre forEnvironment and Human Health, de la University of Exeter Medical School (Reino Unido) ha estado estudiando la relación entre vivir en un área urbana más verde y el bienestar personal, y también los efectos inmediatos y a largo plazo de trasladarse de casa a una zona con más parques y espacios verdes. La conclusión principal es que los espacios verdes conllevan beneficios sobre la salud mental.
  • Jugar en áreas verdes reduce la ansiedad en los niños: Un estudio del Laboratorio de Paisaje y Salud Mental de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, dice que los niños que juegan en áreas verdes tienen menos posibilidades de tener Deficit Atencional o ser Hiperactivos, y que el estar cerca de árboles y plantas es una gran ayuda en el tratamiento de los niños que tienen estos problemas.
  • A menos verde más delincuencia: Según un estudio publicado en el 2001 en Chicago por Kuo, FE, & Sullivan, las personas que viven en edificios que se encuentran rodeados de árboles y vegetación tienen menos posibilidades de ser víctimas de la delincuencia que quienes viven en edificios de iguales características pero que están rodeados por sitios sin vegetación.

Bueno, según este artículo también resulta que para ser feliz era tan sencillo como irte a la cama más temprano: aquellas personas que duermen pocas horas y tardan más en acostarse suelen dedicar más tiempo a darle vueltas a pensamientos negativos y, en consecuencia, son más infelices.

A dormir todos en un parque ;-).

Buena semana.

Fuentes: