Rénée Gailhoustet, una mujer con raíces para la ciudad

Traducción: Guillermo Mas

"Cada habitante debe practicar la ciudad a su manera"

- Rénée Gailhoustet

 

El mundo de la arquitectura es un universo fuertemente masculino. No fue sino hasta 2004 cuando el prestigioso premio Pritzker fue concedido a la inmensa Zaha Hadid.

En Francia, esta situación es igualmente una realidad. La profesión y las escuelas de formación no fueron abiertas a las mujeres hasta comienzos del siglo XXI. Julie Morgan, americana, es la primera mujer en ser admitida por la escuela de Bellas Artes de Paris, también en ser diplomada en arquitectura en 1902.

Las mujeres francesas pioneras de la arquitectura hicieron igualmente un gran esfuerzo para dar un sentido a la ciudad. Entre ellas, Rénée Gailhoustet es una gran figura que ha marcado su impronta en la concepción del hábitat social en Francia. Sus trabajos se enmarcan en la arquitectura funcional haciendo prueba de creatividad para abordar la vivienda social, sobre el ángulo de la calidad de vida en la ciudad. No se trata únicamente de habitar en un lugar, sino de “vivir” en un lugar. Oponiéndose a los grandes símbolos desencarnados, que crean segregación, separación, ella se interesa por proponer obras hacia la vida, espacios diversificados, con otra lógica para la vivienda social, en términos de calidad de vida en la ciudad.

Cada habitante debe practicar la ciudad a su manera, decía ella. Así, consagró una gran parte de su obra a las afueras de París, con un programa muy rico en la que ella creaba lo lugares de vida, los barrios y sus viviendas, los talleres de artistas, los comercios de proximidad, los lugares de ocio, las residencias para las personas mayores en Ivry sur Seine, Aubervilliers, Saint Denis, Villejuif, que han hecho de Renée Gailhoustt una mujer arquitecta comprometida.

A través de sus publicaciones "Elogio de la vivienda" y "Raíces para la ciudad, ella ha aportado toda su contribución para instigar otra mirada sobre la forma de habitar en la ciudad, para un ciudad más humana y una mejor vida en común.