Referéndums y populismo vs «el bosque que camina»

Francia ha asumido la presidencia del Partenariado por un Gobierno Abierto (PGO) en septiembre de 2016. Se trata de preparar la 4ª Cumbre Mundial que tendrá lugar en París del 7 al 9 de Diciembre. Con más de 3.000 representantes de 80 países, este evento mundial reunirá al ecosistema internacional para evocar las experiencias compartidas, las buenas prácticas y hacer avanzar, uno de los principales desafíos para el porvenir de la vida de nuestras democracias, el gobierno abierto, participativo y ciudadano.

Transparencia, open data, servicios públicos abiertos, participación ciudadana, plataformas digitales, co-creación y concepción de nuevos servicios, inclusión de la sociedad en el gobierno de nuestros territorios, acceso libre a la información, desarrollo sostenible, movilidad, energía e inclusión social frente a los desafíos de la exclusión, de la fragilidad, de la vulnerabilidad y de la pobreza, hacen parte de las principales encrucijadas en el centro de la gran reunión mundial que se va a celebrar.

Parafraseando a Shakespeare, con la predicción hecha en «Macbeth», la Civic Tech, es «el bosque que camina», el recurso contra la explosión del populismo utilizado como una derivación de la arbitrariedad, maquillándolo con rasgos «democráticos». Recordemos esta obra, donde los soldados disfrazados de bosque avanzan para enfrentarse a un tirano… Pero los tiempos han cambiado y debemos tener cuidado con los falsos autoproclamados demócratas, manipuladores de emociones y de las masas… La sombra de Edward Bernays aún planea. Consagró su vida a construir los «gobiernos de la sombra» con un trabajo entre los más influyentes del siglo XX: manipular las democracias para hacer adherir las voluntades de las masas a los diseños de las élites y los lobbies, sin violencia y con su libre aceptación: «Propaganda, cómo manipular la opinión en democracia», «Fabricar el consentimiento», «Cristalizar las opiniones públicas», «Domar la gran bestia ojerosa que se denomina el pueblo; que no puede ni debe entrometerse en los asuntos públicos y para la que hay que crear un ilusión», algunos de sus textos que han inspirado sus compromisos: la libertad de circular por las carreteras en detrimento de los trenes – al servicio del triple lobby petróleo, coches, carreteras-; Futurama, exponiendo la ilusión de la libertad a través del automóvil, dará lugar al urbanismo de las ciudades dedicadas al coche; «Las antorchas de la libertad» favorecerá el lobby del tabaco surfeando la ola del feminismo para incitar a las mujeres a fumar, (Be happy, Go Lucky)… ; como muchos otros cambios en nuestras formas de vida, desde grandísimas manipulaciones de las masas a través del «marketing» que él inventó, haciendo de ellas movilizaciones con consentimiento. Símbolo de los tiempos que corren son, el Brexit, Hungria, Colombia, Trump, plebiscitos y referendums, promesas de votos de todo género, que recuerdan a la herencia de Bernays y otros manipuladores, «el bosque que camina» de Shakespeare debe basarse en otro compromiso, cívico, con apertura, transparencia y consciencia.

Ahora más que nunca, la cumbre Mundial de París #OGP16

será un momento importante