Prof.Carlos Moreno. #Livingcities: Ubicuidad, Inteligencia Colectiva e Hibridación

Mi tradicional columna del miércoles, publicada ahora simultáneamente en mi blog www.moreno-web.net (Fr Es) y en el portal I-AMBIENTE, (Es) concierne al tema de la ubiquidad, la sociedad del conocimiento y los nuevos paradigmas colaborativos.

Estos conceptos se encuentran en el corazón de las tesis y practicas que defiendo en la escena internacional entorno a mi visión de la #SmartCity: la ciudad viva, la #LivingCity.

He tenido la oportunidad de presentar en mis conferencias las raíces profundas de la vida de la ciudad en el contexto de su historia, su geografía, su cultura, su economía y tantas otras consideraciones que dan una connotación propia en un espacio y tiempo:

  • Sostengo que es indispensable contextualizar en cada momento la ciudad y su desarrollo, para que la inteligencia urbana, socialmente innovadora y tecnológicamente avanzada, confluya de manera coherente, hacia una visión de transformación.
  • Insisto en la necesidad de conocer la historia, de estudiarla y de convocarla para poder proyectarse serenamente hacia el futuro.
  • Me desmarco de las posturas tecno-céntricas, generalizadoras, que considerando la ciudad en su absoluto como un problema algorítmico, como un videojuego o un terreno de simulación, andando de una ciudad a la otra, en un movimiento techno-business, bajo la búsqueda (a menudo en un efecto de moda y marketing), de la clasificación en un hipotético QI de su inteligencia, dejan de lado la sola razón de existir y esencial de la ciudad, que no es otra que encontrar su respiración propia, sentir su pulso, vivir en una ciudad viva, sensible, ligera, lugar de encuentros permanentes, de alteridad, de descubrimientos y de construcción cotidiana de vida compartida, de un #BuenVivir ;-)
  • Me parece esencial rescatar a través de la historia de la ciudad los 4 elementos clave que la constituyen, siendo cada una de ellas espacios propios de vida y desarrollo que necesitan una reflexión transdisciplinar, para construir marcos de acción y de transformación. Los términos latinos ilustran bien una cierta esencia capital : Urbis, Civis, Spatium, Res Publica.
  • Me interesan, como a todos aquellos que hacemos nuestra la teoría de la complejidad como concepto clave y herramienta de trabajo, no tanto las particularidades verticales de cada cual, sino ante todo sus inter-dependencias, las intersecciones, los intersticios colaborativos que permiten hacer emerger conceptos y practicas nuevas eco-sistémicas en inteligencia colectiva, en un todo de más valor que cada una de las partes.

Así en la ciudad estos 4 elementos primordiales se complementan de un quinto del XXI siglo: “Urbis” y sus infraestructuras, de todo tipo; “Civis”, el ciudadano elemento central pues es aquel cuya respiración constituye la esencia de la vida de la ciudad; “Spatium” y los lugares de socialización, de intercambio, de mezcla vitales para un latir colectivo; “Res Publica”, la política de las cosas, que constituye la capacidad a manejar la vida de la ciudad hacia el interés general para proyectarla hacia un mejor vivir cotidiano y construir espacios colectivos de transformación.

 

Sí, insisto en que hoy existe un quinto elemento que constituye un momento único de la historia de la humanidad, ofreciendo nuevas e insospechadas capacidades de transformación : “Ubiquitous, la nueva capacidad que en el siglo XXI se ofrece a los hombres de tener la instantaneidad de la comunicación, la creación de espacios transversales con una métrica de cero distancia, la posibilidad de que los objetos otrora especializados y accesibles a especialistas, sean ahora de usos múltiplesy al alcance de todos, un mundo en el cual el codaje, la algoritmia, se democratizan y gracias a las Apps al alcance de muchos, lo que para mí es central y revolucionario; “la hibridación” crea las condiciones de otra percepción del mundo.

La revolución del XXI siglo es en realidad la de la “ubicuidad” pues es ella la que  hace posible los nuevos espacios de hibridación que permiten ligar aquello que fue artificialmente separado. ¡El mundo no es de una parte real y del otro virtual!

Me desmarco de esta visión analítica y determinista que los separa bajo el amparo del poderío del mundo presentado platónicamente y de manera aislada como digital, separándolo de nuestra realidad cotidiana.

Pienso, basándome en el paradigma de la complejidad, del análisis eco-sistémico, de la teoría de sistemas de sistemas, que vivimos un momento en el cual la hibridación del mundo físico atravesado por la potencia ilimitada de los avances tecnológicos y, dentro de ellos, la transformación digital, nos ofrece en la vida diaria nuevas capacidades de acción.

La presencia permanente de la ubicuidad y sus cada vez mayor desarrollo, permite por la primera vez a la humanidad algo particular: transcender los objetos para a través de su función re-encarnarse a través de su uso social.

Cuando hablamos en la ciudad de vehículos compartidos, de movilidad multi-modal, de energías descentralizadas, de valorización patrimonial, de espacios públicos urbanos de convivialidad,  de salud publica personalizada, de mejor calidad de vida para la tercera y cuarta edad, de educación masiva online, de espacios de cultura, de arte y de diversión abiertos, de democracia participativa bajo gobernanzas abiertas, de sistemas de información colaborativos…, estamos hablando de ese nuevo paradigma.  En él, los objetos no existen por su uso social y, en el cual, este quinto elemento, “ubiquitous”, la revolución digital encarnada en los objetos a través los servicios, ofrece al ciudadano, civis, nuevos  Spatium, espacios de vida para que su ciudad, urbis, ofrezca una condiciones de vida mejores en acorde a una verdadera política de las cosas, la Res Publica, permitiendo así una transformación cotidiana real.

Por primera vez la masificación de los objetos conectados crea las condiciones de podernos abstraer del objeto mismo. El teléfono de otra época, es ahora un Smartphone, aún más un SmartDevice. Sea quien sea su constructor o marca, es un elemento correa de transmisión de un uso social individual o colectivo: con él nos tomamos la tensión, reservamos el restaurante, tomamos fotos o video, recibimos las alertas de circulación, inferimos socialmente y eventualmente telefoneamos… ;-), y esto es un ejemplo banal de un objeto del cual hay tantos hoy como habitantes en el planeta, y con un aumento exponencial.

Mas allá del objeto mismo, la hibridación se materializa en los usos y servicios a través del concepto fundamental de plataformas, que a la época de la multitud abre paso y permite a la inteligencia colaborativa para crear numerosos servicios de todo orden, clave de esta nueva época, la era de la concepción, del “Design de servicios”.

De esto hablaré el jueves 18 de octubre en Smart City Exhibitionen Bologna, Italia y el 21 de Noviembre en Smart City WorldCongres en Barcelona.

 

Estas consideraciones me han llevado así a implicarme en la construcción de un Evento Ubiquitario a escala planetaria que tendrá lugar el 22 y 23 de noviembre en Marsella, Francia, y del cual hablaré más detalladamente posteriormente : “24 horas de innovación alrededor del mundo, siempre al mediodía”.

Se trata de hacer converger la ubiquidad, el mejor vivir en las ciudades, los hombres y mujeres que de manera cotidiana en el planeta se implican en su transformación y la necesaria e imperiosa necesidad de construir una inteligencia colectiva.

Tal como señala el eminente Profesor  y amigo, Nicolas Curien, miembro fundador de la Academia de Tecnología de Francia, en una reciente entrevista (Fr En), se trata de darle cuerpo a esta convergencia del Internet de los usuarios, del de las Cosas, de la vida diaria en una construcción humana, con una ética propia, a través de la capacidad a crear no solamente conectividad (que es efímera), sino más en profundidad, de crear conocimiento que pueda a su vez encarnarse en nuestras vidas, la Noosfera.

Tendremos durante 24 horas, haciendo realidad esta revolución ubiquitaria del Norte a Sur, y del Este al Oeste del planeta, invitados, quienes cada uno al mediodía desde sus lugares de vida, van a hacernos participes de sus visiones, de sus proyectos, de sus innovaciones, de sus aportes para construir desde hoy la ciudad de mañana.

Partiendo del meridiano que atraviesa Marsella donde estará nuestro estudio, cada hora, para estar siempre al mediodía, daremos la palabra a la comunidad eco-sistémica internacional de la innovación de la ciudad viva.

A través de todo el planeta tendremos la oportunidad de seguir en tiempo real, por la WebTV TerreTV, con ScienceFrontières, por las redes sociales, y luego en diferido, los aportes de diferentes pioneros de la construcción de la #LivingCity.

En América Latina, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina, Méjico; América del norte, USA, Canadá; en Europa, España, Francia, Reino Unido, Holanda; En Asia, Chine, Japón, India, Indonesia; en África, Marruecos, Kenia; En Australia,siempre al medio día, en directo, hablaremos de  innovación y sus practicas de transformación social, urbana y tecnológicas.

Este evento practicando la ubicuidad nos permitirá de contribuir con la comunidad internacional a la dinámica de reflexión y de acción sobre la inteligencia urbana, socialmente innovadora y tecnológicamente avanzada al servicio de los ciudadanos, los territorios y la sociedad del conocimiento.

En las semanas que vienen presentaré desde esta columna a nuestros invitados, que nos han hecho el honor de aceptar nuestra invitación desde cada uno de los rincones del  planeta.

 
Carlos Moreno,  Paris 13 octubre 2013