#PatrimonioCultural: Productos Didácticos Culturales

Joan Sibina   arquitecto & museógrafo curator

 www. sibina-parteners.com

 

INTRODUCCIÓN

 

El patrimonio cultural es uno de los testigos fundamentales de la trayectoria histórica y de identidad de una colectividad. Los bienes que lo integran constituyen una herencia insustituible, que hay que transmitir en las mejores condiciones a las generaciones futuras.

Es importante resaltar el concepto de “trayectoria histórica” porque el patrimonio está vivo y la mayoría de las veces que intervenimos en él para protegerlo, restaurarlo, interpretarlo o divulgarlo lo hacemos en un instante histórico concreto de su existencia. El patrimonio equivale a un rio cuyo caudal, en constante desplazamiento, transporta su historia. La mayoría de las veces, nuestras interpretación y presentación se basa en una fotografía de un instante de esta corriente de agua y no debemos olvidar el cambio constante en el que vivimos.

Por otro lado, también resaltar que “la actuación sobre el patrimonio no es aséptica, ni está solamente en manos de los expertos y de los técnicos en museística. Generalmente, tiene su punto de arranque en políticas culturales que pretenden expresar los rasgos identitarios de acuerdo con una determinada visión de la realidad. Dicho de otra forma, la activación patrimonial y, como consecuencia, lo que social y culturalmente es consensuado como patrimonio es una forma de expresión ideológica de las distintas posturas político-sociales, lo que no niega que entre estas diversas posiciones existan franjas de acuerdo y consenso, en las que se concentra la unanimidad social y en las que los referentes simbólicos son aceptados, aunque con posibles versiones diferentes.”1

En la Cataluña de los años ochenta, la protección del patrimonio fue asumida colectivamente y la valoración de la arquitectura histórica, de aquel momento, es un hito que demuestra cómo evolucionó la concienciación ciudadana en este tema. Bajo esta premisa, la Generalitat de Catalunya, elaboró la Llei 9/1993 del Patrimoni Cultural Català. La Ley parte de un concepto amplio del patrimonio cultural de Cataluña y su objetivo es la protección, la conservación, la investigación, la difusión y el fomento del patrimonio cultural. Establece dos categorías de protección A y B comunes a bienes muebles, inmuebles e inmateriales y deja entrever otra categoría.

Los Planes establecen cuatro niveles de protección. La categoría superior la forman los elementos con nivel A (Bien Cultural de Interés Nacional), decididos por la Generalitat. La siguiente categoría la forman los de nivel B (Bien Cultural de Interés Local), decididos por el Ayuntamiento y ratificados por la Generalitat. El nivel C (Bien de Interés Urbanístico) que es competencia absoluta del Ayuntamiento, y por último, los de nivel D (Bien de Interés Documental). Para las tres primeras categorías es obligado el mantenimiento y no es posible el derribo, mientras que del nivel D se permite el derribo después de presentar y ser aprobado un estudio histórico-arquitectónico.

Productos Didácticos Culturales (PDC)

 

Uno de los instrumentos más adecuados para poder proteger todo este legado es la catalogación, los llamados Catálogos de protección del patrimonio, y para difundirlo la metodología y las técnicas de la Didáctica del Patrimonio.  

En el campo de la Didáctica del Patrimonio una de las acciones más activas y pluridisciplinares es la concepción y el desarrollo de los Productos Didácticos Culturales (PDCs), que algunos llaman productos culturales, otros productos turísticos y que son en definitiva productos didácticos del patrimonio.

Entendemos por Producto Didáctico Cultural (PDC) el resultado de una actuación destinada a poner en valor un determinado elemento patrimonial, la cual genera un discurso contextualizador que permite el máximo de interpretaciones y vivencias al visitante, de modo que lo acerca a la comprensión del origen del citado elemento patrimonial, de su vida, de su evolución y del sentido de su existencia.

Un ejemplo de PDCs son las intervenciones realizadas en la iglesia románica de Sant Climent de Taüll, declarada Patrimonio de la Humanidad el año 2000.

La primera intervención que se realizó, después de esta declaración, muestra el instante de la vida del monumento en el que fue románico. Para ello se retiraron de la iglesia todos los elementos no románicos que se habían ido incorporando a lo largo de sus casi 1000 años de existencia, se restauró y, a partir de fotos antiguas, se reprodujeron e incorporaron algunos elementos desaparecidos.

Fig. 1. Primera intervención de recuperación y restauración llevada a cabo por Joan Sibina y Albert Sierra a partir de la declaración de Patrimonio de la humanidad

 

En el año 2013, se realizó una segunda intervención consistente en la  limpieza de la reproducción pictórica existente  en el altar mayor y la proyección de un mapping esférico en su lugar, que permite ver el proceso pictórico llevado a cabo en el año 1123 del famoso Pantocrátor.

Ambas actuaciones han generado el actual Producto Didáctico Cultural de Sant Climent de Taüll, la primera en el campo de la restauración y la segunda en el de la interpretación, aunque sin duda alguna el concepto de interpretación y didáctica patrimonial estuvo presente en ambas.

Fig. 2. Segunda intervención llevada a cabo por Albert Burzon y Eloy Martorell, con la banda sonora de Santi Vilanova,  consistente en un mapping esférico que reproduce el proceso pictórico  del año 1123.

 

En un principio los PDC nacieron con una finalidad meramente educativa, pero con el tiempo se han ido incorporando conceptos como la sostenibilidad y la rentabilidad que los han acercado al mercado turístico y alejado de las políticas de subvenciones de la administración. (La mayoría de los encargos de estos productos provenían de los departamentos de cultura de la administración y en la actualidad la mayoría provienen de los de turismo o de la mano de ellos).

Todo proyecto de un Producto Didáctico PDC, conlleva una fase previa de Análisis y una fase posterior de Desarrollo, conceptual y formal, en la que intervienen diversos factores paralelos y transversales, ya que hoy en día los procesos proyectuales son globales. Por consiguiente, aparte del componente didáctico, intervienen los componentes sociales, económicos, políticos… y todos ellos bajo el paraguas del “Diseño para todos” dentro de  una filosofía de actuación en la que “la Inclusión” es el fin de toda acción, ya que la didáctica ha de estar al alcance de todos y cada uno de los individuos que constituimos la sociedad, sean cuales sean nuestras características diferenciales. Estamos en un mundo donde cada persona tiene derecho a la información y al acceso a la cultura, que en el caso que nos ocupa es la cultura patrimonial.

 

TIPOLOGIAS DEL PRODUCTO DIDACTICO CULTURAL

 

Distinguimos dos campos de tipologías de Productos Didácticos Culturales (PDCs), las Tipologías Expositivas y las Tipologías de Comunicación, según sea el carácter predominante del producto, aunque el fin de ambas es comunicar y transmitir.

Las tipologías de los productos didácticos dependen de las dimensiones del elemento patrimonial que se quiere poner en valor y de sus condiciones de conservación y seguridad.

Dentro del campo de las Tipologías Expositivas (EXP) si el elemento patrimonial tiene las dimensiones y condiciones que permiten su visita, la mayoría de los productos didácticos que se proponen y desarrollan son Visitas (VTA) o Rutas (RTA).

En el caso de que sus dimensiones o condiciones no permitan la visita o las condiciones de conservación y seguridad lo exijan, los productos didácticos habituales son los Museos (MSM) los Centros de Interpretación (CIN) o las Exposiciones (EXP).

En el campo de las Tipologías de Comunicación (TPG COM) los productos didácticos más habituales son los Eventos/Instalaciones (EVN), los reportajes Audiovisuales (ADV) y todos los Recursos Complementarios (RCM) como Talleres (RTA), Acciones Teatralizadas (RTE), Módulos Interactivos (RIN), o Módulos de Realidad Virtual (RRV) o Aumentada (RRA) entre otros.

Visita (VTA)

 

La visita es un Producto de Difusión Cultural que forma parte presencial de las estrategias de difusión del patrimonio.  Consiste en un recorrido por el interior del elemento patrimonial si este tiene las dimensiones y condiciones que lo permiten. El contenido del Producto es el recurso didáctico en el que se basa su discurso.

Ejemplos de visitas (VTA) a elementos patrimoniales muy distintos, con tecnologías aplicadas muy distintas, son la Visita a la Casa Bloc del arquitecto Sert (Fig. 02.01), la Visita a la Casa Batlló del arquitecto Gaudí (Fig. 02.02), o la Visita a las Cavas Codorníu del arquitecto Puig i Cadafalch (Fig. 02.03).

La primera es una visita a una “casa museo”, la Casa Bloc de Lluís Sert en Barcelona, en la que voluntariamente se han eliminado todos los elementos que no fueron diseñados por el arquitecto y la casa se visita amueblada, en el estado exacto en que fue entregada a los usuarios, sin ningún tipo de tecnología que complemente la visita.

Fig. 3. Casa Bloc de Sert

 

La visita a la casa Batlló de Gaudí, en el Paseo de Gracia de Barcelona, se realiza mediante nuevas tecnologías TIC. En un espacio restaurado, a través de tabletas individuales y mediante imágenes de 360º, se muestra como había estado amueblada. En una maqueta del edificio las tabletas permiten hacer uso de la realidad aumentada.


Fig. 4.  Casa Batlló de Antoni Gaudí en el Paseo de Gracia de Barcelona

 

La visita a las Cavas Codorníu, se personalizó con el nombre de “viaje a los orígenes del cava” y en ella las tecnologías aplicadas son mecánicas: maquetas combinadas con audiovisuales mediante pulsadores que permiten al guía temporizar la explicación, mesa de olores interactiva que permite el coupage, o mezcla de vinos, mediante los olores de los mismos, espejos que permiten observar todas la caras de un molde o trenes exteriores e interiores que ermiten una visita arquitectónica más extensa y en menos tiempo, son algunas de las tecnologías i mecanismos utilizados.

Fig.5. Caves Codorníu de Puig i Cadafalch en Sant Sadurní d’Anoia. Edificio de recepción, destinado antiguamente a expedición, y mesa de olores interactiva, ubicada en la antigua bodega.

Autor de la conceptualización, remodelación y museografía, Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

Ruta (RTA)

 

Una ruta es un Producto de Difusión Cultural, que forma parte presencial de las estrategias de difusión del patrimonio. Consiste en un recorrido de un itinerario, si el elemento patrimonial tiene las dimensiones y condiciones que lo permiten. Igual que en las visitas, el contenido del Producto es el recurso didáctico en el que se basa su discurso.

Ejemplos de rutas (RTA) son el Streetmuseum del Museo de Londres y el Open Air Museum de Barcelona.

Streetmuseum es una aplicación para iPhone, del Museo de Londres, que permite que imágenes históricas de Londres, se yuxtapongan con el aspecto actual de las mismas. La aplicación también tiene un modo de realidad aumentada que puede reconocer la ubicación del usuario y superponer la imagen histórica sobre la vista actual de la cámara.

Para promover su aplicación el Museo de Londres diseñó una serie de rutas, a partir de 100 fotografías del año 1868, que permiten al usuario localizarlas en un mapa en el que, al aparecer la imagen histórica de cada ubicación, aparece junto a ella la información histórica.

Fig. 6.  Ruta mediante la App Street Museum del Museo de Londres

 

En Open Air Museum se considera que la ciudad es un museo al aire libre y, mediante herramientas de geolocalización, el visitante puede participar en una aventura que le descubre el patrimonio arquitectónico del casco antiguo de la ciudad de Barcelona de una manera participativa y amena, ya que el guion de la aplicación es gamificado.

Fig. 7. Ruta del centro histórico de Barcelona mediante la App Open Air Museum.

Autora Irina Grevtsova, arquitecta y Doctora en Didáctica del Patrimonio.

 

Museos

 

El museo  es un Producto de Difusión Cultural, cuya visita, forma parte presencial de las estrategias de difusión del patrimonio. El museo adquiere, conserva, investiga, comunica y expone colecciones, siempre con un valor cultural. Igual que en las visitas, el desarrollo de la temática del Producto, que llamamos contenido, es el recurso didáctico en el que se basa su discurso.

La ciencia que los estudia se denomina Museología, la técnica de su diseño y gestión Museografía y la administración de los mismos Museonomía.

Ejemplos de museos (MSM) son el Museo del Porto Futbol Club, el Aquarium de San Sebastián o el Museo de los Vestidos de Papel de Mollerussa, en Barcelona. Los tres parten de colecciones y en los tres se ha planteado una parte interpretativa e interactiva para desarrollar el discurso museográfico a partir de los elementos más emblemáticos de las mismas.

El Porto es un club con una historia y ubicación en Portugal, totalmente paralela a la del FC Barcelona en España, incluso el eslogan “más que un club” le es totalmente aplicable. Su lucha con el centralismo y la historia de sus éxitos, que crecieron exponencialmente después de la Rebelión de los Claveles, le concedían el derecho a autodenominarse “un club democrático”.

El club disponía de una colección de copas excelente porque es de los pocos clubs que dispone de muchas secciones, además del futbol, y ha ganado multitud de copas internacionales en todas ellas.

La propuesta del El Museo del Porto FC, aparte de exponer y poner en valor todas las copas nacionales e internacionales ganadas por el club, fue la de generar un espacio vivo y cambiante en el que los socios participan, lo consideran su punto de encuentro y se sienten orgullosos de tenerlo y vivirlo.

Fig. 8. Museo del Porto FC de Portugal. Sala del Mundo de las Copas y sala de las Copas Internacionales con proyecciones y mappings envolventes.

Conceptualización y proyecto básico Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

El Aquarium está ubicado en el Palacio del Mar, en el extremo del puerto de San Sebastián. Expone una colección muy diversa conseguida a lo largo de los más de cien años que ha dedicado la Fundación Oceanográfica a la investigación marina.

Un elemento singular alrededor del cual se organiza gran parte del espacio, es el esqueleto de la última ballena cazada con artes manuales por los marinos vascos. Se recrea su observación con producciones virtuales, proyectadas en pantallas holográficas, que permiten al visitante una vivencia cercana de la pesca de la ballena desde el interior de una antigua barca ballenera.

Fig. 9. Acuario de San Sebastián. Autor  Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

El Museo de los Vestidos de Papel de Mollerussa está ubicado en un edificio de cinco plantas, al lado de un céntrico y renovado Teatro, en el que se celebra anualmente el concurso internacional de vestidos de papel de la población de Mollerussa, que es un hecho singular que genera una excelente colección de vestidos con una entrañable historia paralela a los mismos.

En la exposición de la colección, se utilizan espejos y retrovisores para ubicar cada vestido en una época o tipología determinada y resaltar los detalles más insospechados y sorprendentes de cada uno de ellos.


Fig. 10. Museo de los vestidos de papel de Mollerussa. Autor Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

Centros de interpretación

 

El centro de interpretación es un Producto de Difusión Cultural, cuya visita, forma parte presencial de las estrategias de difusión del patrimonio. El centro de interpretación investiga, conserva, divulga y pone en valor el contenido que lo constituye. Igual que en las visitas, el desarrollo de la temática del Producto, que llamamos contenido, es el recurso didáctico en el que se basa su discurso. El fin de la interpretación es dejar en el visitante un entendimiento de por qué y en qué sentido es importante ese lugar y los objetos que se exponen.

Un ejemplo es el Gaudí Centre de Reus, (Fig. 02.09), en el que la temática del contenido era la obra de Gaudí pero se tenía que desarrollar todo el guion museológico y museográfico sin objetos, lo cual decanta el proyecto al concepto de Centro de Interpretación en lugar del de Museo. 

Fig. 11. Gaudí Centre de Reus. Sala audiovisual inmersiva y sala de enigmas y maquetas.

Autor Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

En el Gaudí Centre de Reus, el edificio contenedor era una antigua sede bancaria de cinco plantas de  3.000 m2 en la Plaza Mercadal, centro neurálgico de Reus, ciudad natal del genial arquitecto, y el contenido era Antonio Gaudí.

El valor del proyecto era desarrollar cuatro plantas de contenido sin tener el arquitecto ninguna obra en su ciudad natal ni disponer de objetos originales, por lo que el guion museográfico conceptual junto con la marca Gaudí Centre (en lugar de Capsa Gaudí) fueron las fases más importantes del proceso y las decisorias para ganar el concurso y desarrollar el proyecto de este centro de interpretación.

Una de las curiosidades del Centro es la parte dedicada a los enigmas de la obra gaudiniana planteados en una pared que permite entrever algunas respuestas por las rendijas de luz que la atraviesan. Destaca la que desvela el enigma de la puerta de los pájaros.

 

Exposiciones

 

La exposición es un Producto de Difusión Cultural, cuya visita, forma parte presencial de las estrategias de difusión del patrimonio. La exposición es la presentación pública de objetos o piezas.

En general los museos ofrecen a sus visitantes dos tipos de exposiciones: las permanentes, que son aquellas que forman parte de los fondos del museo y que pueden admirarse y visitarse siempre y las colecciones temporales, que no forman parte propiamente del fondo documental del museo sino que, a través de acuerdos o convenios, se ponen a disposición del público en una fecha determinada y durante un periodo concreto de tiempo.

En el caso de que las exposiciones salgan de las paredes del museo y sean expuestas en distintas ubicaciones de un recorrido programado exterior,  se denominan exposiciones itinerantes.

Se conoce como exposición universal a un tipo de exposición organizada por el Bureau International des Expositions (BIE) que busca mostrar los avances tecnológicos y las últimas expresiones artísticas.


Dos ejemplos de exposiciones son Música… más música (Fig. 02.10), que nació en el CosmoCaixa de Barcelona de la Fundación “la Caixa” y tuvo una réplica en el CosmoCaixa de Madrid y la exposición del Al Maktoum Hospital Museum (Fig. 02.11 y 02.12), que ya fue concebida itinerante, con todos los condicionantes de modulación, montaje, desmontaje y transporte que implica una exposición de este tipo.

La exposición Música… más música, que podría llamarse del Sonido a la Música o del ruido a la emoción fué diseñada tomando la emoción como elemento común de todo el espacio expositivo. La música y la  belleza son conocidas compañeras de viaje, pero el ruido y la belleza se encuentran en esta exposición para viajar juntos.

La definición de música de Jorge Wagensberg es el hilo argumental de los distintos ámbitos de la exposición.

El guion argumental es que el visitante se introduce en el mundo del ruido, del sonido y de sus propiedades para, posteriormente, hacerlo en el mundo de las vibraciones y de sus correspondientes instrumentos. A través de la descomposición de un violín, y paralelamente a la fisiología, se encuentra finalmente con un escenario de instrumentos y sonidos desconocidos.

Fig. 12. Exposición Del Ruido a la Música o Música… más música. Sala interactiva y “exploting” de un violín.

Autor Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

La exposición itinerante Al Maktoum Hospital Museum tenía como finalidad dar a conocer el futuro museo Al Maktoum Hospital Museum, dedicado a la historia del primer hospital que se construyó en la ciudad de Dubai en los años 50, y a la de sus protagonistas.

Una de las características de las exposiciones itinerantes es su capacidad de adaptación a los distintos espacios. En el caso de Al Maktoum Hospital Museum de Dubai los espacios en los que estaba destinada su ubicación eran públicos, por lo que se optó por una solución formal articulada y camaleónica, mediante el uso de espejos en la piel exterior de la exposición, para adaptarla e integrarla a la diversidad de espacios en los que se montaría.

Las distintas distribuciones que permiten los módulos quedan evidentes con las imágenes de las maquetas virtuales.

Fig. 13. Exposición itinerante del Al Maktoum Hospital Museum de Dubai. Maqueta virtual i imagen 3D del espacio interactivo de los testimonios.

Autor Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

Fig. 14. Exposición itinerante del Al Maktoum Hospital Museum de Dubai. Maquetas virtuales con distintas opciones de distribución

Autor Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

Instalaciones / Eventos

 

Una Instalación es un Producto Didáctico Cultural enmarcado dentro del género de arte contemporáneo, que forma parte de las estrategias de difusión del patrimonio y que incorpora cualquier medio, desde materiales naturales hasta las más nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), para crear una experiencia sensorial dentro de un espacio expositivo, en el que el  contenido del Producto es el recurso didáctico en el que se basa su discurso.

Las intervenciones en espacios naturales que incorporan el paisaje como parte integrante de la obra suelen enmarcarse en el denominado Arte de la Tierra (Land Art).

Dentro del campo de la didáctica del patrimonio el Evento es un Producto Didáctico Cultural, celebrado por un número limitado de asistentes y enmarcado en el género de los acontecimientos, en el que el  contenido del Producto es el recurso didáctico en el que se basa su discurso.

Dos ejemplos de instalación son el Estand del Futbol Club Barcelona en la Feria Planet Futbolde Barcelona (Fig. 02.13) y el espacio audiovisual del pabellón de La Unión de Emiratos Árabes de la Exposición mundial de Zaragoza (Fig. 02.14).

La características más relevantes del Estand del Futbol Club Barcelona en la Feria Planet Futbol eran dos. La primera que su disposición en diagonal dentro del espacio ferial presentaba una fachada que sugería una mayor superficie del estand de espacio que la real.

La segunda característica relevante era que el espacio respiraba “blaugrana”, es decir, que la iluminación del espacio pasaba cadencialmente del azul al rojo, en distintos planos de luz a semejanza del latido de un corazón.

Fig. 15. Stand FC Barcelona en la Feria Planet Futbol de Barcelona. Fachada del estand

Autor Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

La instalación del espacio audiovisual del Pabellón de la Unión de Emiratos Árabes proponía una experiencia sensorial dentro de una caja de semiespejos con retroproyecciones. Mediante fibra óptica microfisurada cercana a los espejos, estos podían reflejar, o no, el espacio lo cual permitía que un espacio desértico infinito inicial se transformara en un espacio infinito longitudinalmente, metáfora del río de los grandes avances tecnológicos de la sociedad árabe de Emiratos.

Fig. 16. Pabellón de la Unión de Emiratos Árabes, ganador del primer premio de diseño del Bureau International des Expositions (BIE) en la Exposición Mundial de Zaragoza’08. Espacio audiovisual.

Autor Joan Sibina, arquitecto & museógrafo curator.

 

Reportaje / Documental

 

El reportaje es un Producto Didáctico Cultural, enmarcado dentro del género periodístico, que forma parte de las estrategias de difusión del patrimonio y es el resultado de un trabajo documental planificado, cuyo propósito es informar y comunicar, en el que el  contenido del Producto es el recurso didáctico en el que se basa su discurso.

Un ejemplo de documental es la serie Ingeniería Romana de RTVE,  que repasa en seis capítulos cómo se construyeron las obras que se levantaron durante la conquista romana del Mediterráneo. El teatro de Cartagena o los magníficos monumentos de Roma permiten comprender los desafíos a los que se enfrentaron los ingenieros hace 2.000 años.

Fig. 17. Serie documental Ingeniería Romana de RTVE

 

En paralelo a la serie,  RTVE realizó una gran apuesta por las tecnologías audiovisuales inmersivas en su primer especial interactivo (www.rtve.es/ ingeniería-romana)  con vídeos de realidad virtual y aumentada. El usuario puede ver la Tarragona actual y la antigua Tarraco en su móvil o tableta con vídeos 360º que reproducen algunos de sus monumentos más impresionantes, como el circo, el anfiteatro o el templo de culto. Se puede acceder a una App de realidad virtual para vivir en primera persona la reconstrucción de enclaves de los que apenas quedan restos. Se trata de un proyecto transmedia desarrollado en colaboración con los autores de documental.

 

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

 

Zubiar Carreño F.J.

Curso de Museología. Ediciones Trea. Colección Biblioteconomia y Administración Cultural. 103 Gijón 2004