Jane Jacobs, "for ever" y el urbanismo norteamericano

Traducción: Guillermo Mas

2016 ha estado marcado por el centenario del nacimiento de esta mujer extraordinaria, que ha cambiado completamente la visión y la práctica del urbanismo norteamericano.

Apasionada de la ciudad, militante comprometida de la resistencia de los proyectos urbanísticos de Nueva York, pero también estudiosa de la ciudad, a la que consagró su vida.

Escribiendo en 1961 «El declive de las grandes ciudades americanas»,  creó un gran movimiento que esta aun presente, vivo, hoy en día, defendiendo una visión de la ciudad por las relaciones sociales que se tejen, crecen y se desarrollan. Jane Jacobs defendió una ciudad mallada, densa, mixta, creyó en el interés de desarrollar la vida en la ciudad, en los barrios, con la mezcla en todas sus formas y se opuso a la visión funcionalista de la ciudad, hecha por separaciones artificiales.

«Las ciudades forman un inmenso laboratorio para hacer experimentos, cometer errores, fracasar o tener éxito en materia de arquitectura y de gestión urbana. Es en este laboratorio en el que el urbanismo habrá de estudiar, concebir y experimentar sus teorías. En lugar de eso, los hombres del sector y los maestros de esta disciplina (si se les puede llamar así) han hecho abstracción del éxito o fracaso de las operaciones realizadas y no están mínimamente preocupados de buscar las razones de los éxitos inesperados. Se guían por los principios inspirados del funcionamiento y del aspecto de localidades de menor importancia, suburbios, sanatorios, ferias de exposiciones, ciudades dormitorio, en fin, de todo excepto de verdaderas ciudades”.

Jane Jacobs denunció los centros urbanos convertidos en centros de negocios, y los interminables suburbios accesibles por carreteras, ciudades fantasma e inhumanas.

La defensa de Jane Jacobs, de la vitalidad urbana, sigue de actualidad, y el año de su centenario ha visto la preminencia de su pensamiento en el mundo entero, para recordar que la ciudad tiene un alma, una identidad, una humanidad.