El papel de la tecnología #Wereable e #IoT en #Geomedicina

Hace unos años, Bill Davenhall, que era Director de Marketing Global de ESRI para  soluciones de Salud y Servicios Humanos en geomedicina, dio una charla TED bantante perspicaz: “Your health depends on where you live“.

Desde entonces, las agencias nacionales de todo el mundo han entendido la importancia de contar con información sobre la ubicación etiquetada,  junto con los registros de salud y geomedicina (Geomedicine: Can Geographic Information keep you healthy?).

Si pensamos en ello, tener tu historial de ubicación, junto con tu expediente de salud tiene mucho sentido, ayuda a identificar posibles problemas de salud debido a razones medioambientales y te permite ser consciente de tus opciones y su impacto en tu salud.

Pero en la era de la Internet de las Cosas y de la tecnología wereable,

¿es el historial de ubicación la única pieza de información etiquetada geográficamente que podemos utilizar?

 

Algunos de los casos de uso más interesantes de Internet de las cosas se han llevado a cabo en monitoreo ambiental; hay muchas aplicaciones que utilizan crowdsourcing y IOT para obtener datos sobre la contaminación del aire, niveles de ruido e incluso controlar la contaminación lumínica. Estas aplicaciones suelen utilizar un mapa para visualizar la información, ayudando a crear conciencia sobre el impacto del medio ambiente en la salud humana (HabitatMap & AirCasting: Internet of Things, Maps & Environmental Monitoring).

La mayoría de las cintas de fitness y Smartwatches tienen un acelerómetro 3-D y un sensor de frecuencia cardíaca. Algunos de ellos incluso tienen un GPS o sincronizan con un teléfono inteligente para obtener los datos del GPS. Todos estos datos se utilizan entonces para hacerte saber la ruta que utilizaste para caminar / correr / ciclo, las calorías que quemas, tu frecuencia cardíaca en reposo, etc. Información similar de teléfonos inteligentes ya ha ayudado a ubicar los lugares donde la gente elige para correr, caminar o ir en bicicleta (1.5 Million Walks, Runs, and Bike Rides from RunKeeper mapped on Mapbox).

Combinando el Internet de las Cosas de monitoreo ambiental, junto con todos los datos anteriores,  ya tenemos dos capas que se pueden utilizar para informar a la gente acerca de si, es una buena idea correr en determinada zona, en cualquier momento del día. Simple, GIS básico que puede ayudar a las personas a tomar decisiones más saludables. Quizás los planificadores urbanos pueden utilizar estos datos para ver si a la gente realmente le gusta correr por los senderos que crearon, etc. Añadamos algoritmos que encuentren la ruta más hermosa entre A y B a la mezcla, y ya tendremos un mayor interés en salir allí en bicicleta. Seguro que hay millones de ideas mejores por ahí, que pueden utilizar Internet de las Cosas y Wearable tech para geomedicina.

En cierto sentido, la idea puede sonar como una complicación de un problema simple: ¿cómo estar sano? Para cada factor que está bajo nuestro control (ser activo, comer sano, etc.), hay otro que no está realmente bajo nuestro control (contaminación ambiental, etc.). Si hay una aplicación informática compleja que cruce un montón de datos espaciales y mis patrones, para ayudar a llevar una vida más saludable, tal vez no sea complicación inútil.

Ya sabemos que la información geográfica puede mantenernos sanos, muchos estudios han ayudado a resolver esta cuestión. La siguiente pregunta que hay que explorar es "¿Cuál es la mejor manera de utilizar la Weareable Tech  e Internet de las Cosas en geomedicina?"

Geomedicine is an idea whose time has come. – Bill Davenhall

 

Artículo original publicado en: http://geoawesomeness.com/