Tiempo para repensar las #SmartCities: desde el enfoque tecnológico a un estado de felicidad

El término “Smart Cities” se siente hoy en día como una palabra manida. Puedes llenar tu calendario con todos los eventos que tienen lugar en torno a las Smart cities por el mundo. Puedes leer todo el día artículos y discusiones entre expertos en Smart cities y tratar de imaginar qué es lo que realmente significa el concepto Smart cities y a quién beneficia. Las compañías tecnológicas comunican las soluciones brillantes que tienen para hacer las ciudades aún más inteligentes. Pero, ¿no se olvidan de algo, algo importante, el ciudadano?

Estrategias proactivas para que las ciudades acojan y amplifiquen a los emprendedores urbanos

Una de mis formas favoritas para que las ciudades, especialmente las ciudades históricamente grandes, apoyen el crecimiento del espíritu empresarial y la innovación dentro de los límites de la ciudad es invertir en la idea de un distrito de la innovación. Barcelona, mi hogar de adopción, fue una de las primeras ciudades del mundo en reconocer el potencial de transformar el territorio antiguamente industrial y de bajo valor (a veces, incluso abandonado), en centros para los distintos actores que se encuentran en los vibrantes ecosistemas empresariales.

¿Qué hace a una ciudad próspera e interesante? Algo llamado “densidad de colisión”

¿Quién tenía razón, Jane Jacobs o Alfred Marshall y Michael Porter? El renombrado urbanista Jacobs sostuvo durante décadas la importancia de la densidad y diversidad de los actores económicos en las ciudades, como principal impulsor de la innovación. Los economistas Marshall y Porter, por otra parte, han argumentado que la agrupación de industrias similares en parques industriales y regiones es la mejor manera de estimular la innovación, el crecimiento del empleo y el desarrollo económico. Dependiendo del momento, el lugar y la industria, quizá estén en lo cierto. Sin embargo, parece que cada vez hay más innovación y espíritu emprendedor en áreas urbanas dinámicas y variadas, como oposición a los parques tecnológicos suburbanos.

¿Qué es una “Startup de economía colaborativa responsable”?

Mientras, los medios, los gobiernos locales y reguladores, inversores, y emprendedores también están algo confusos al respecto de qué es lo que de hecho constituye una actividad de sharing deseable. Airbnb y Uber copan la mayoría de los titulares, a favor y en contra del sharing, pero la mayoría de los negocios de sharing, incluyendo aquellos fundados en la tabla de Jeremiah Owyang’s Collaborative Economy Honeycomb, están en algún lugar del espectro que hay entre las plataformas “Estrella de la Muerte” y las plataformas cooperativas, que no están necesariamente interesadas en crear el próximo unicornio del billón de dólares dominador del mundo, pero en empujar (mediante actividades de sharing) el desarrollo de asuntos a nivel local o regional.

Arranca en Barcelona una aceleradora de #startups de #EconomíaColaborativa responsable

En noviembre publiqué un post en Shareable en relación a un concepto naciente de una red de aceleradoras de startups de Economía Colaborativa en ciudades de todo el mundo, centrada en proyectos responsables de economía colaborativa. Incluí una solicitud para que las personas lleguen a mí directamente, por si estaban interesados en colaborar de alguna manera.

Las 3 Generaciones de #SmartCities
The 3 Generations Of #SmartCities

Las Smart Cities están recibiendo cada vez más atención en los medios, desde las compañías tecnológicas y los emprendedores, e incrementalmente desde los gobiernos locales y la sociedad civil. Por una parte, las smart cities mantienen su promesa de, potencialmente, hacer crecer el número de ciudades, alrededor del mundo, más eficientes, más conocedoras de tecnología, más conectadas, y con todo ello poder mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

.@BoydCohen: ¿Por qué he decidido mudarme a #Barcelona?.

Como muchos lectores de i-ambiente saben, he estado investigando ciudades durante muchos años. No sólo he estado investigando, sino que también he vivido en muchas ciudades interesantes en mi vida adulta, por educación y/o trabajo. Desde que me gradueen la universidad, he tenido la oportunidad de vivir en (en orden cronológico): Atlanta, Copenhague, Boulder y Denver Colorado, Madrid, Victoria y Vancouver (Canadá), Buenos Aires y Santiago de Chile (Chile). Con este post, estoy anunciando públicamente que he aceptado dos posiciones académicas en Barcelona y Cataluña. Mi función principal será como profesor e investigador de emprendimiento y sostenibilidad con EADA Business School. También voy a ser un profesor Asociado con la Universitat de Vic, donde voy tanto a enseñar y trabajar con los estudiantes de doctorado en temas relacionados con la innovación urbana y Emprendimiento.

@BoydCohen: ¿Por qué tiene España un ecosistema tan propicio para las Smart Cities?

Los últimos años, me he centrado en la investigación y consultoría para las Smart Cities alrededor del mundo. Lo que me sigue sorprendiendo es el desproporcionadamente alto volume de expertos, ciudades y universidades en España que se han involucrado e incluso se han convertido en líderes de la innovación en los paisajes urbanos. Esto llegó a ser incluso más obvio para mi, cuando Esteve Almirall, de la escuela de negocios ESADE, y yo, comenzamos a solicitar propuestas de capítulos para un libro que estamos co-editando, cuyo foco son las smart cities y la open innovation.

Páginas