SmartCities, la ciudad que viene y la trasformación digital: tendencias e indicadores

La tecnología se ha convertido en una herramienta muy necesaria para nuestros hábitos personales y profesionales y estas cuestiones están siendo percibidas por el mercado, pues rápidamente las empresas han acuñado la tendencia como una nueva necesidad, la transformación digital.

Ciudades Pokemon e inteligentes: 6 tendencias sobre la transformación digital de la ciudad

Entender la ciudad como un laboratorio urbano podría generar muchas dudas, sobre todo en su proceso de contextualización y en la puesta en valor del impacto de lo digital en la ciudad. La tecnología entendida como una herramienta al servicio de las ciudades y sus ciudadanos (donde ya no es necesario tenerla, sino tener acceso a ella), genera ansiedad en una parte de la sociedad. Otra buena parte de ella es crítica, o bien la pone en cuarentena o se resiste a pensar en el cambio que pueda producir la tecnología, incluso se plantea que se corre el riesgo de generar una perdida masiva de empleo por la automatización de los servicios. Por último otra parte de la sociedad, lejos de plantearse el aumento de la eficiencia y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, es temerosa y piensa que el municipio va a conocer y disponer de todos nosotros a través de los datos, manejando información de nuestros hábitos. Nadie dijo que esto fuese fácil.

Smart City como respuesta ciudadana VS egocentrismo tecnológico de las ciudades

Un nuevo día y quizás una nueva “Start Up”. Así es el mundo digital, donde la innovación constante está provocada por el fácil acceso a la tecnología y que obliga a entenderlo con una nueva arquitectura de los modelos de negocios, los cuales se centran en el origen de la demanda, y no en una oferta genérica de servicios paquetizados.

“Smart”, ¿tendencia, filosofía o etiqueta, sólo de la "city"?

La ciudad es tendencia y se ha convertido en el foco principal de los ciudadanos, es el símbolo de progreso, y la tecnología sobre la ciudad busca, en su capacidad de poder analizar en ella grandes cantidades de datos generados por los ciudadanos, el nuevo paradigma del éxito político y empresarial.

Smart City: el presente en la era de los #Datos

La filosofía smart city Cinco planteamientos de la #SmartCity como filosofía, y no como modelo de negocio, aporta el valor y el cambio en la ciudad, tanto desde el punto de vista holístico como del diseño urbano. Posibilita una transformación de los hábitos ciudadanos a través del uso de las herramientas digitales y sobre todo, una nueva conceptualización de la prestación de servicios en la ciudad.

#SmartCity: territorio, #Innovación, liderazgo y, sobre todo, personas

Ya estamos en 2016 y mucho se ha escrito (y se seguirá escribiendo) sobre el concepto #smartcity. Durante el mes de Noviembre y Diciembre de 2015, tuve la suerte de visitar varios países de Latinoamérica, pudiendo contrastar el concepto y el punto de vista, con varios expertos de varios países. Llegaba una conclusión clara: un proyecto smart city debe ser territorial social, innovador, debe existir liderazgo y después el resto.

5 planteamientos de la #SmartCity como filosofía, y no como modelo de negocio

Smartcities, de la filosofía a la práctica era el título de un post que escribí hace ya algún tiempo, y que concluía invocando a la innovación ciudadana. Identificando la necesidad por compartir modelos, hábitos y recursos, poner a trabajar la tecnología con la innovación y diseñar estrategias que procuren modelos sostenibles, bien para el servicio en la ciudad o bien para el diseño de modelos de negocios. Modelos que también requerirán de financiación, complejos y que también será fundamental aportarles innovación para crear estructuras financieras o procesos adecuados, adaptados a las soluciones demandadas.

La #Ciudad como plataforma y #LaboratorioUrbano, antes de interactuar con Marte

Hace unos meses escribía sobre el concepto de los laboratorios ciudadanos y llegaba a la conclusión que quizás las smartcities no existen. Con el regalo estival de algo de tiempo, después de varias lecturas y contrastar enfoques, me he lanzado a escribir este extenso post (mucho más que los habituales que son extensos), tratando de analizar si el objetivo real de las ciudades inteligentes no es otro que comunicarse e interactuar con Marte o si antes, nos queda mucho camino por recorrer. Vamos a ello.

Oda al modernismo de una #SmartCity. Del modelo al entorno de la ciudad inteligente

Recuperaba una lectura pendiente de hace unos meses, Open Your City, los 10 post más leidos de Innovación Urbana. Ciudades para la gente, laboratorios urbanos abiertos (city making), nuevas universidades, la economía de las ciudades, creatividad tecnológica potenciando la cultura “maker”, la eficiencia del sector público, el concepto amplico de reciclaje, tarjetas ciudadanas, Open (Big o Dark) Data y el consumo colaborativo. Temáticas todas de interés que me sirven de base para referenciar algunos conceptos para este post.

#SmartCities: Del formato freemium a ciudades APPs, 10 Indicadores

Todos somos conscientes que en el diseño de las ciudades del nuevo siglo la innovación aplicada debe pasar por la adaptación de la tecnología a los ciudadanos, un reto con mayúsculas. En un artículo del diario La Vanguardia titulado 

Páginas